EL QUINTO INFIERNO

miércoles, octubre 11, 2006

Gualeguaychú vuelve a la ruta, en reacción a informe de Banco Mundial

LA ASAMBLEA AMBIENTALISTA VOTO A FAVOR DEL CORTE EN RECHAZO AL INFORME DEL BANCO MUNDIAL
asamblea de gualguaychu
Habrá un bloqueo para trabar el paso por el puente internacional San Martín que durará desde el viernes hasta el domingo. Los asambleístas piden que el Gobierno no se limite al reclamo judicial.
En reacción al informe del Banco Mundial, que se difundió “por error” y que respaldó la instalación de las papeleras, los vecinos de Gualeguaychú decidieron retomar los cortes de ruta. Bloquearán el cruce al puente internacional San Martín este fin de semana largo, que es fecha turística por el feriado que corresponde al 12 de octubre. La protesta comenzará el viernes a las catorce y se mantendrá hasta el domingo a las seis de la tarde, en Arroyo Verde, el mismo lugar donde se realizaron los cortes durante el verano.
Al argumentar el porqué de la medida, los asambleístas dijeron que quieren que el Gobierno “tenga un rol más activo” en el diferendo, sin limitarse al juicio en la Corte Internacional de La Haya.

“No cortamos por cortar, el objetivo es que seamos escuchados por los funcionarios, que nos respondan los doce puntos que le enviamos al canciller Jorge Taiana y que se acoplen a nosotros”, dijo la asambleísta Alejandra Leissa en el teatro local, durante el debate en el que se votó por la vuelta de los cortes. Se refería así a un petitorio en el que la asamblea solicitó que el Estado sancionara a las empresas argentinas que venden insumos para la construcción de Botnia, que frenara en la frontera a los camiones con insumos para la pastera y que sancionara una ley forestal que prohíba que la Argentina venda madera a las fábricas de celulosa. Por la capacidad de producción de Botnia, preparada para procesar un millón de toneladas de pasta de celulosa por año, se da por hecho que Uruguay le quedará chico y deberá comprar madera al mercado argentino.

En la ciudad nadie ocultó que la decisión tenía a la vez una carga emocional. “Es una válvula de desagote, va a aflojar mucho la tensión social”, definió Gustavo Rivollier, uno de los coordinadores de la asamblea.


Acostumbrarse

La posibilidad de retomar los cortes durante el feriado turístico ya había sido planteada en la asamblea la semana pasada –los vecinos se reúnen todos los martes–. Aquel día no se tomó ninguna decisión “para pensar mejor las cosas”; había un clima poco favorable al piquete. Sin embargo, la difusión que tuvo el lunes un borrador del informe de la Corporación Financiera Internacional (perteneciente al Banco Mundial) cambió completamente el clima. El estudio de impacto ambiental, que dice que las pasteras no van a contaminar, abre la puerta para que el Banco Mundial financie a Botnia, la pastera que quedó en pie tras el retiro de Ence. El texto señala que los vecinos tendrán que “acostumbrarse” a convivir con la planta de celulosa.

La asamblea de anoche fue convocada en este contexto, para decidir entre tres opciones: no cortar (y cuidar así el juicio ante la Corte de La Haya), cortar por el fin de semana largo o iniciar un corte por tiempo indeterminado, dirigido no sólo a reclamar al gobierno argentino sino también a generar una presión sobre el gobierno uruguayo.


Mociones

La secretaria de Medio Ambiente, Romina Picolotti, envió una nota a la asamblea que fue leída en la apertura del debate: “La movilización social es la garantía más importante de nuestra lucha”, decía el mensaje. Pero la funcionaria pidió, al mismo tiempo, que “la asamblea reflexione pausadamente sobre la estrategia de movilización que más convenga”. Expresaba así su idea de que el corte de ruta perjudicará a la Argentina.

El Gobierno había seguido desde temprano la evolución del conflicto. Picolotti se ocupó de hablar telefónicamente con los vecinos. Al mismo tiempo, desde Paraná, el gobernador entrerriano Jorge Busti se manifestó en contra de la reanudación de los piquetes. “Sería un gran error. La actitud más inteligente es seguir trabajando en el marco del derecho supranacional”, dijo.

Desde Montevideo, el canciller uruguayo Reynaldo Gargano sostuvo que la Argentina tiene “la obligación moral” de garantizar el libre tránsito.

En el teatro, la propuesta de no cortar fue defendida por Ana Angelini y Fabián Moreno Navarro, abogados de la asamblea, ambos de diálogo fluido con la Cancillería, ya que trabajan con el equipo legal que redacta la memoria que la Argentina debe presentar ante la Corte de La Haya.

“El corte en este momento no es legalmente favorable ni es oportuno”, dijo Angelini, quien advirtió que retomar los piquetes perjudicará la estrategia ante ese tribunal. Su colega Moreno Navarro repasó dos puntos débiles del corte, el primero, que “generan una reacción contraria a la buscada, porque el Uruguay se abroquela, se cierra sobre sí mismo”. El segundo, que los cortes no han conseguido frenar la construcción de Botnia.


Reclamos

A favor de retomar los bloqueos habló Jorge Fritzler, con la propuesta de interrumpir el tránsito desde el viernes a las dos de la tarde hasta el domingo hasta las 18. “Siento que nos están sentando a la silla eléctrica mientras nos dicen que estemos tranquilos, que no es peligroso. No esperemos hasta que sea tarde”, señaló.

Fritzler consideró que la ciudad se había “desposicionado”, y con ella el Gobierno, que sin la presión del conflicto social no responde a pedidos de la asamblea. Otros coincidieron con él. José Gómez, un referente histórico del conflicto, planteó que hoy, cuando “pedimos una reunión con presidencia, no nos atienden. El Gobierno está dormido, está aprovechando que trabajamos en medidas de corte simbólico, para hacer conciencia. No se para de la misma manera que el gobierno uruguayo, ahí tenemos una deuda pendiente. Hay que buscar una estrategia para que el Presidente se ponga donde se tiene que poner”.

Hubo finalmente una tercera postura, que apuntaba a empezar el corte el viernes sin fijar una fecha de terminación: una asamblea en el lugar del corte, el domingo, decidiría si levantar o seguir.

Participaron de la votación unas quinientas personas. La opción de cortar de viernes a domingo ganó sin una gran diferencia de votos. En la ciudad quedó un clima que indica que los bloqueos podrían reiterarse, de manera más extendida, cuando comience la temporada de verano.


Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com