EL QUINTO INFIERNO

viernes, septiembre 29, 2006

Nicaragua Sandinista, y el Imperio se preocupa por oleda revolucionaria en Nuestra América


El gobierno de Estados Unidos parece haber seleccionado a Nicaragua como escenario "de combate" contra lo que considera como una peligrosa "ola de gobiernos y personalidades populistas" en América Latina, y el hombre en la mirilla de Washington, en este caso, es el sandinista Daniel Ortega.
Ortega encabeza los sondeos de opinión con vistas en los comicios del 5 de noviembre, los cuales, se vaticina, puede ganar en una primera vuelta. El ex presidente ha presentado en su campaña un balanceado proyecto de gobierno en el que, todo parece indicar, los elementos que molestan a la Casa Blanca son los programas sociales que se llevarían a cabo, y las sólidas relaciones solidarias que plantea con países como Venezuela, Cuba y Bolivia.
En tal contexto, el congresista republicano Dan Burton apareció en una rueda de prensa en Managua el fin de semana pasado con el fin de lanzar descarnadas advertencias contra Ortega, y especialmente contra sus potenciales electores. Dijo que el sandinista significa "un peligro" para los intereses norteamericanos.
El legislador expuso -como si se refiriera a un cataclismo- que Ortega pretende desarrollar "un régimen de izquierda". Burton, que encabeza la subcomisión del Hemisferio Occidental del Congreso estadounidense, llamó a los nicaragüenses a no votar por el ex presidente porque con ello pondrían "en riesgo" lo que estimó como "excelentes" relaciones con Washington.
Las declaraciones del senador fueron tan injerencistas, que la misión de observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) decidió desmarcarse de ellas. Un portavoz de esa misión dijo que esta lamenta "que autoridades y representantes de otras naciones intervengan de manera activa en el debate electoral nicaragüense".
El candidato a la vicepresidencia en la fórmula de Ortega, Jaime Morales, a quien se considera como un hombre alejado de ideales de "izquierda", dijo que las declaraciones de Burton fueron una "injerencia intolerable".
Dan Burton claramente representa, para los analistas, la conducta del gobierno de George W Bush hacia gobiernos y personalidades en América Latina que buscan transformaciones sociales para aliviar la pobreza y marginación de todo tipo en esa región. Esta tiene, además, voceros internos en Nicaragua.
Apenas 48 horas antes de que el senador republicano llegara a Managua, el sector más poderoso de la empresa privada en Nicaragua y grupos cívicos locales llamaron al Partido Liberal Constitucionalista (PLC, derecha), a la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN, derecha) y al Movimiento de Renovación Sandinista (MRS, izquierda) a unirse contra Ortega, que es, en definitiva, lo que busca Bush, de acuerdo con denuncias fundamentadas. Los partidos rechazaron la propuesta.
Ortega dijo sobre ese objetivo frustrado que "allí están ejerciendo presiones externas e internas, para forzar a la unidad ¿de quiénes?, a la unidad de las fuerzas que ellos definen como democráticas... que gozan del aprecio del capital".
Por su parte, José Figueroa, Secretario Ejecutivo de la bancada del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en el Parlamento dijo a una agencia de noticias en Managua que el republicano Burton "no respetó la autodeterminación y la soberanía de los nicaragüenses". "Sus reacciones reflejan la desesperación de sectores tanto nacionales como externos que no aceptan la posibilidad de un triunfo popular en Nicaragua", precisó.
Como respuesta a cualquier rechazo sobre la actitud de Estados Unidos hacia los comicios del 5 de noviembre, el embajador norteamericano , Paul Trivelli, decidió confirmar de manera abierta el interés de su gobierno de influir en los resultados electorales. Advirtió que personalidades estadounidenses seguirán llegando a Nicaragua con ese propósito. "Obviamente hay mucho interés en personas de mi gobierno, del Congreso de Estados Unidos y del sector privado en visitar Nicaragua en esta época electoral", subrayó el diplomático.
"Hemos dicho en muchas ocasiones que este proceso electoral es importante para Nicaragua, para la región y para los Estados Unidos por muchas razones, entre ellas, que tenemos hasta medio millón de nicas viviendo en los Estados Unidos", aseguró.
Fuente: Adital - Por Ariel Florit

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com