EL QUINTO INFIERNO

domingo, septiembre 17, 2006

Cumbre de los Países No Alineados: balances y perspectivas

La XIV Cumbre de los Países No Alineados llegó a su fin en La Habana con una declaración final aprobada por consenso sobre muchos de los grandes problemas del mundo.
Este referente mundial, que representa a cerca dos tercios del total de naciones del mundo y el 55% de la población del mundo, se perfila como un importante dique de contención a los intereses imperiales, y un bastión de los intentos de los gobiernos y las multitudes por un mundo nuevo.
Les presentamos un artículo aparecido en BBC Mundo acerca de la histórica cita:

Poco se hablaba en los medios de prensa internacionales sobre el Movimiento de los No Alineados, al que pertenecen 118 países del mundo, antes de esta semana. Varias veces tuve que explicar en Londres de qué se trata. El desconocimiento es tal que incluso escuché de algunos periodistas esta pregunta: "¿existe eso todavía?"
Lo cierto es que sólo se escucha hablar de los NOAL, sigla por la que se le conoce, cuando se reúnen sus líderes y sus declaraciones y acuerdos se convierten en titulares.
Esta semana el Movimiento fundado por respetados líderes de otra época como Nehru, Tito y Nasser en 1961, parece adquirir nueva relevancia.
Está difícil predecir el alcance que tendrá esta decimocuarta cumbre a la que asistieron 56 jefes de estado y 90 cancilleres y en la que hubo un gran ausente, el presidente de Cuba Fidel Castro quien, según se anunció, por recomendaciones de sus médicos no participó en el evento.
Su hermano menor, el presidente interino y ministro de las Fuerzas Armadas, Raúl Castro, dirigió las sesiones, apareciendo por primera vez en público desde que el mandatario cubano delegara sus poderes el pasado 31 de julio debido a su delicado estado de salud. Éxito cubano

Uno de los acontecimientos colaterales a la cumbre, propiciado por el encuentro, fue el anuncio de que la India y Pakistán reanudarán sus conversaciones de paz suspendidas en julio pasado, comprometiéndose a cooperar en la lucha contra el terrorismo.
Para el gobierno de Cuba, que hizo un notable esfuerzo para organizar la cumbre, ésta fue un rotundo éxito.
El canciller de Cuba, Felipe Pérez Roque, habló de un "relanzamiento de los No Alineados" que tenga en cuenta la existencia de un mundo unipolar.
Lo mismo piensa el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, a quien algunos califican como uno de los protagonistas del encuentro.
Cuba y Venezuela tienen motivos para sentirse satisfechos de los resultados. La declaración final, aprobada por consenso, exhorta a Estados Unidos a levantar el bloqueo o embargo económico, comercial y financiero contra la isla. En el documento se pide también la devolución del territorio de la bahía de Guantánamo.
Chávez obtuvo un explícito respaldo en la cumbre. La declaración recuerda la legitimidad de su gobierno y expresa su "preocupación por las políticas agresivas de Estados Unidos contra Venezuela".

Apoyo y solidaridad

Los jefes de Estado participantes ratificaron su "invariable apoyo y solidaridad con el gobierno y pueblo de Bolivia en momentos en que fuerzas externas desean desintegrar el país, desestabilizar sus instituciones y poner en peligro su democracia".
Otra de las conclusiones de la cumbre es que "no hay un solo modelo de democracia y esta no es patrimonio de país o región alguna", en referencia a las críticas de Estados Unidos y otros países, sobre todo europeos, a la supuesta falta de sistemas democráticos en algunas de las naciones que integran el foro de los No Alineados, entre ellas la misma Cuba, Irán o Zimbabwe.
Es evidente que como organizador de la cumbre, Cuba jugó un papel para que estos temas estuvieran sobre la mesa. El hecho de haber logrado apoyo para sus reclamos y el de gobiernos muy cercanos puede considerarse un triunfo diplomático.
Sin embargo, no es la primera vez que en eventos de este tipo se producen declaraciones de apoyo que pocas veces se traducen en hechos concretos.
La novedad de esta cumbre es que se produce en una coyuntura diferente de la política mundial y latinoamericana.

Una coyuntura diferente

El nivel de enfrentamiento de Estados Unidos con algunos de los países miembros del Movimiento, como Irán, Siria y Corea del Norte ha aumentado en los últimos años. El diferendo con Teherán por el programa nuclear iraní es potencialmente uno de los conflictos más peligrosos en estos momentos.
En América Latina, Venezuela, con todo su peso económico, se ha convertido en serio motivo de preocupación para Estados Unidos por su apoyo a Cuba y a partidos de izquierda en la región.
En los últimos años, el presidente Hugo Chávez parece estar vertebrando una alianza con algunos de los gobiernos que Washington no ve con buenos ojos.
En la cumbre se reunieron los presidentes Mahmoud Ahmadineyad, de Irán, Alexander Lukashenko, de Bielorrusia y Evo Morales, de Bolivia. Presentes estuvieron también el mandatario de Zimbabwe, Robert Mugabe y una delegación de alto nivel de Corea del Norte.
¿Debería Estados Unidos estar preocupado?
Cuba niega que el Movimiento de los No Alineados se convierta en una alianza contra Estados Unidos. En repetidas ocasiones los funcionarios cubanos señalan que el Movimiento no está enfilado contra ningún país en particular. Sin embargo, se refieren de inmediato al unilateralismo en las relaciones internacionales como uno de los problemas a los que se opone este diverso conjunto de naciones.
Algunos de los países miembros como India, Pakistán, Egipto e Indonesia tienen una estrecha cooperación con Washington.
En ese sentido, el gobierno estadounidense restó importancia a la posibilidad de que los No Alineados se conviertan en un frente contra sus intereses. El portavoz del Departamento de Estado Sean McCormack dijo que hay amigos de Estados Unidos en el foro, que según dijo, tiene su origen en la guerra fría.
El timón de los No Alineados está en manos de Cuba, que ostentará su presidencia en los próximos tres años. Al anunciar el énfasis que dará su gobierno a la dirección del Movimiento, el canciller Felipe Pérez Roque, dijo que a los principios de Bandung (los principios bajo los que se fundaron los No Alineados), se añadirán la oposición a las medidas coercitivas contra cualquier país, el terrorismo, las guerras preventivas y a las tesis de cambio de régimen.
Si bien el número de miembros del Movimiento de los No Alineados, (cerca dos tercios del total de naciones del mundo y el 55% de la población del mundo), se presenta como su gran fortaleza, los diversos intereses de sus integrantes sigue siendo su debilidad.
El presidente Chávez, con encendida retórica tercermundista, se refirió repetidamente en la cumbre al poema del escritor uruguayo Mario Benedetti ¿El sur también existe¿ para resumir lo que el considera el reclamo de las naciones que integran el movimiento por más justicia en las relaciones internacionales.
Al parecer, algunas de esos países tienen serias intenciones de hablar más alto para que su voz se oiga en el norte industrializado. El interrogante es cuantos se unirán al coro. Es casi seguro que para la próxima cumbre, que se celebrará en Egipto en 2009, tengamos respuesta.
Fuente: BBC Mundo

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com