EL QUINTO INFIERNO

miércoles, agosto 02, 2006

Comienza la Revolución Agraria en Bolivia

El Presidente Evo Morales Ayma lanzará este miércoles en la histórica localidad de Ucureña, Cochabamba, la Revolución Agraria que impulsa su gobierno y que tiene cinco ejes para democratizar no sólo el acceso a la tierra y acabar con los latifundios improductivos sino que el Estado asuma su papel de facilitar el acceso a los mercados y al crédito a los pequeños y medianos productores, principalmente.

La Revolución Agraria prevé la implementación del plan de distribución de tierras fiscales, mecanización y apoyo al pequeño y mediano productor agropecuario, acceso a créditos y mercados, hacer de Bolivia un país ecológico con soberanía alimentaria y la industrialización de los productos agropecuarios. El presidente Morales considera que en Ucureña se iniciará una nueva etapa en la Revolución Democrática y Cultural que lleva adelante la administración gubernamental que encabeza, con la reparación histórica de las injusticias sobre los indígenas y campesinos, tradicionalmente explotados y excluidos.
El 2 de agosto de 1953, producto del levantamiento y la lucha de las organizaciones campesinas y obreras del país, se obligó a los partidos gobernantes a promulgar la Ley de Reforma Agraria.Sin embargo, esa norma no fue suficiente, ya que sólo se entregó la tierra y se dejaron de lado la otorgación de créditos, la apertura de mercados y la mecanización del agro; esta situación derivó en el minifundio e incluso el surcofundio, además del latifundio en las tierras bajas del oriente. En 53 años, los campesinos e indígenas apenas accedieron a cuatro millones de hectáreas, mientras que los grandes propietarios fueron dotados con 32 millones de hectáreas. Bajo los gobiernos del MNR y las dictaduras militares -especialmente la de Hugo Banzer Suárez- y el régimen neoliberal, la tierra sirvió para pagar favores políticos y muchos se dedicaron al "engorde de tierras" en lugar de usarlas para producir.
El presidente Morales señala que en los años 90, "con las luchas de nuestros hermanos indígenas, llegó la Ley INRA, pero, después de 10 años, los resultados son decepcionantes: apenas se tituló el 16 por ciento de las tierras, gastando 87 millones de dólares. Y los latifundios improductivos siguen en pie".Revolución agrariaEn por ello, se revertirá el latifundio improductivo y el saneamiento estará bajo el control de las organizaciones sociales. Para ello, el Poder Ejecutivo dispuso la Titulación y Certificación Sin Más Trámite para las pequeñas propiedades agrícolas y comunidades.Respecto al apoyo al pequeño y mediano productor, el gobierno ya ha implementado el programa crediticio para la mecanización del agro. 80 mil familias campesinas a lo largo y ancho de Bolivia accederán a la maquinaria necesaria para trabajar sus tierras, con créditos blandos y a largo plazo.
Es decir que con la Revolución Agraria, el campo será productivo y los bolivianos y bolivianas que trabajan la tierra vivirán con dignidad. Los campesinos alimentan a millones de bolivianos y bolivianas de las ciudades pero su trabajo y esfuerzo nunca fue reconocido y por eso hoy, el gobierno inicia esta reparación histórica democratizando el acceso al crédito y garantizando, a través del Estado, el acceso a mercados justos -nacionales e internacionales- para la producción campesina.
En este sentido, el gobierno del presidente Morales firmó el Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP) para hacer frente al libre comercio destructor de la agricultura y las economías campesinas en los países pobres.Para los indígenas y campesinos de los países del sur, las prácticas y tradiciones ecológicamente sustentables son una ventaja comparativa frente a la agricultura transgénica, cada vez más cuestionada en los países ricos y contaminados del mundo.
La Revolución Agraria promueve una agricultura orgánica y una Bolivia ecológica, en convivencia armónica con el medio ambiente.
El gobierno también incentivará que las organizaciones campesinas, cooperativas y asociaciones de pequeños y medianos productores lideren la revolución del crédito, el acceso a los mercados y la industrialización para los productos nativos como la quinua, el tarwi, el amaranto, la kañawa y la coca; así como la leche, el café, la papa, el maíz y otros productos.
Fuente: BolPress

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com