EL QUINTO INFIERNO

domingo, agosto 06, 2006

Bolivia: desafíos de la Asamblea Constituyente


Sucre, Bolivia, 6 ago (PL) Con la instalación de la Asamblea Constituyente, el presidente Evo Morales y el gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) enfrentan hoy el mayor de sus desafíos: refundar Bolivia y liberarla de exclusiones.Tal como lo ha manifestado Morales en discursos públicos, ese proceso no se limita a una simple reforma de la carta magna, sino a la transformación integral y sin límites del país.
Para ello, los 255 asambleístas dispondrán de al menos un año y el texto que elaboren será sometido a un referendo posterior que lo aprobará o rechazará.
El cambio, dijo el mandatario en declaraciones periodísticas, debe plasmar en el establecimiento de un nuevo estado social comunitario, con democracia participativa y económica y sin discriminación ni exclusión.
Las transformaciones en Bolivia, según el gobernante, comenzaron con medidas de su gobierno, como la nacionalización de los recursos naturales, el pasado 1 de mayo, o la Revolución Agraria recientemente anunciada.
Morales también ha insistido en que, para cumplir sus objetivos, la Asamblea debe tener plenos poderes, lo cual permitirá construir, entre todos, "un nuevo pacto social que acabe con la injusticia, con el modelo neoliberal y con el Estado colonial".
Según analistas políticos consultados, la Asamblea inicia un proceso que rompe con ese modelo e implanta un nuevo sistema de participación ciudadana en las decisiones.
Como demostración fehaciente de su decisión de dar todo el poder a la Constituyente, el mandatario dijo anoche, en un mensaje ante el congreso por el aniversario nacional, que está dispuesto a poner el cargo en manos de los asambleístas, y a renunciar si se lo piden.
Por su parte, la reconocida luchadora campesina Silvia Lazarte, presidenta de la Asamblea, confirmó a Prensa Latina que el foro tomará muy en cuenta las propuestas y demandas de los movimientos sociales, con la mira puesta en acabar con las diferencias.
En tal sentido, convocó a los asambleístas a dejar atrás las diferencias políticas y responder a la voluntad expresada por los bolivianos, de transformar el país en paz.
El vicepresidente de la Asamblea, Roberto Aguilar, destacó la necesidad de su organización, de buscar alianzas para alcanzar los dos tercios de votos necesarios para aprobar la nueva Constitución.
El MAS tiene mayoría en ese foro, pero no llega al citado margen, frente a la estrategia opositora de obstaculizar el desarrollo de la Constituyente, con eventuales objetivos de empantanarla y frustrarla, según el partido gobernante.
El presidente Morales ha advertido reiteradamente que, para que la Asamblea cumpla su misión histórica, las organizaciones sociales deberán estar alerta y listas para movilizarse, por ser decisivas para el proceso.
La convocatoria tiene que ver con el hecho de que esas agrupaciones conquistaron la Constituyente en 16 años de grandes movilizaciones, que obligaron en 2003 a renunciar a la Presidencia al neoliberal Gonzalo Sánchez de Lozada.
Las protestas sociales marcaron también el rumbo de la posterior transición derivada en elecciones adelantadas, que Morales ganó con mayoría absoluta en diciembre de 2005, con la convocatoria de la Asamblea como una de sus principales promesas, cuyo cumplimiento exhibe con orgullo.
Al cumplir hoy 181 años de su fundación, este país, opinan muchos bolivianos, vive una lucha entre lo viejo, representado por los partidos tradicionales, y una nueva época, encarnada por el MAS y que perfila un país soberano y de pleno ejercicio ciudadano.
En tal sentido, estiman que, con la Asamblea Constituyente, hoy comienza a saldarse una deuda histórica con la dignidad de los propios bolivianos.

Fuente: Prensa Latina

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com