EL QUINTO INFIERNO

sábado, julio 08, 2006

MST crítica paralización de reforma agraria, pero asegura apoyo electoral a Lula


La reforma agraria, una de las banderas históricas del Partido de los Trabajadores (PT), que gobierna en Brasil, "está parada, paralizada", aseguró Joao Pedro Stedile, economista y coordinador nacional del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST). A casi cuatro años del primer mandato del presidente Luiz Lula da Silva, "el gobierno no tuvo fuerza política suficiente" para implementar la prometida distribución de la tierra para más de 4,5 millones de familias campesinas sin tierra.
Aún así, la mayoría de la base campesina del MST "volverá votar a Lula, para derrotar a la derecha y seguir avanzando en las luchas sociales", sostuvo en entrevista con ANSA, en Rio de Janeiro, uno de los intelectuales más importantes del mayor movimiento social de Latinoamérica. "La reforma agraria en Brasil está parada, paralizada. Porque la reforma es un amplio programa de restructuración de la propiedad de la tierra y de la producción agrícola, fundamental para la producción familiar, y que el gobierno de Lula no priorizó", analizó el dirigente.
Para Stedile, "durante los ocho años de gestión del ex presidente Fernando Henrique Cardoso, el gobierno estuvo contra la reforma agraria y combatió los movimientos sociales". En contraposición, "el gobierno de Lula no combate los movimientos sociales y valoriza la política de los movimientos campesinos, pero no tuvo fuerzas políticas suficientes para implementar la reforma agraria", consideró. Stedile expresó que durante estos años de gobierno petista "hubo desapropiaciones de algunas tierras donde hubo conflictos, pero no un programa masivo para la democratización de la tierra", pese a las promesas del primero candidato y luego presidente de Brasil. La primera meta prometida por Lula da Silva durante su campaña en 2002 y los primeros meses de su mandato en 2003 fue asentar un millón de familias, número más tarde reducido, en acuerdo con el MST, a 400.000 familias a asentar entre 2004 y 2006. Tampoco esa meta, más modesta, será alcanzada por el gobierno, explicó a ANSA el economista, para quien "con mucho optimismo, a fin de año el gobierno habrá asentado unas 200.000 familias, es decir, un 50 por ciento de lo pactado".

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com