EL QUINTO INFIERNO

jueves, julio 06, 2006

Hito histórico en la integración latinoamericana: Venezuela entra al Mercosur


Caracas, 5 jul (PL) La entrada de Venezuela al MERCOSUR marcó un paso histórico, de renovación para el grupo regional y de fortalecimiento de la integración sudamericana, coinciden diplomáticos latinoamericanos.
Con la firma el pasado 4 de julio del protocolo de adhesión de Venezuela al mecanismo fundado en 1991 por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, quedó formalizada la ampliación del grupo.
Los cinco mandatarios, Néstor Kirchner, Luis Inacio Lula Da Silva, Nicanor Duarte y Tabaré Vásquez, rubricaron el documento junto al presidente venezolano Hugo Chávez.
Durante sus discursos coincidieron en la necesidad de convertir MERCOSUR en un instrumento para promover el desarrollo integral para enfrentar la pobreza y la exclusión social.
Venezuela se acogió ahora al compromiso del MERCOSUR de gradualidad, flexibilidad y equilibrio, reconocimiento de las asimetrías y del tratamiento diferencial.
Asimismo, a los principios de seguridad alimentaria, medios de subsistencia y desarrollo rural integral. De esa manera Venezuela afianza una política exterior incluida en un nuevo enfoque que avanza en el sur del continente, señalaron los expertos.
El proyecto de integración sudamericano se contrapone a la opción neoliberal impulsada por Estados Unidos mediante tratados de libre comercio bilaterales, luego del fracaso del Area de Libre Comercio para las Américas (ALCA). MERCOSUR aspira a ir más allá del comercio y vislumbra una unión similar a la europea, aunque de mayor contenido social.
A la larga, apunan especialistas latinoamericanos, es evidente que si la región desea marchar hacia un proceso realmente integracionista, como corresponde a la tendencia mundial de polos regionales, deberá apartarse de la hegemónica posición estadounidense.
El presidente de la Comisión de Representación Permanente del MERCOSUR, Carlos Alvarez, señaló que con la incorporación de Venezuela se producirán cambios estructurales que permitirán que la agrupación deje de ser netamente comercial.
Agregó que se implementarán políticas estratégicas en términos sociales para trabajar de forma conjunta por la igualdad, los derechos y las oportunidades de la gente. "Creo que hay que desarrollar con más fuerza y más intensidad políticas comunes y conjuntas contra la marginalidad, contra la pobreza, contra el trabajo infantil y contra la desnutrición", apuntó.
Instó a hacer que las tres economías más importantes de Suramérica -Brasil, Argentina y Venezuela-, ahora integradas, ayuden y cooperen solidariamente con la pertenencia de Uruguay y Paraguay al bloque del MERCOSUR.
Con Venezuela en la agrupación regional sus cinco socios representan el 75 por ciento de Producto Interno Bruto de Sudamérica, que tiene una población de 250 millones de habitantes.
Además, el bloque tiene grandes reservas energéticas, de petróleo, gas y otras fuentes como el agua dulce. En las selvas del Amazonas se acumula el reservorio más importante del planeta.
En los países de MERCOSUR hay un nuevo liderazgo que diseña estrategias de cooperación como el establecimiento del arancel cero entre ellos, recuerdan los expertos.
En reconocimiento de esas asimetrías económicas, Venezuela -que por otro lado impulsa la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA)- le otorgó ese privilegio a varios productos de Uruguay y Paraguay antes del plazo que establece el ingreso de esa nación.
Esas son formas de compensación para poder superar este problema de las asimetrías que es perfectamente superable en el tiempo, consideran analistas. Luego de transcurridos cuatro años contados a partir de la fecha de entrada en vigencia del instrumento firmado, Venezuela adoptará la Nomenclatura Común del MERCOSUR y el Arancel Externo Común.

2 Comments:

  • At 12:32 a. m., Blogger testarev said…

    Algo inquieta a Washington al
    Sur del río Bravo

    DESASOSIEGO, es una de las sensaciones humanas que posiblemente jamás hayan experimentado por lo que les es difícil lidiar con ella. Tan dueños de todas las situaciones y tan seguros de tener el control de lo humano y lo divino, que hoy los representantes del imperio sienten que bajo sus pies algo se les escurre y los quema. Es allá, al Sur del río Bravo, en aquel hasta ahora enorme, folklórico, abúlico y servil paraje que hicieron suyo a sangre y fuego, y donde, con la excepción de la irredenta isla de Cuba, nadie que se atrevió a desafiarlos —y no fueron pocos— logró el éxito.
    El siglo XXI, sin embargo, es testigo de cómo las políticas divisionistas, de descrédito y de subversión con que hasta ahora Washington había conseguido dominar a Latinoamérica, se estrellan contra la voluntad y la conciencia de pueblos enteros que han decidido asumir su propio destino y han encontrado en la solidaridad y la integración, las mejores armas para revertir siglos de dominación y coloniaje que han dejado una dramática deuda social.

    No por gusto la Administración republicana de George W. Bush teme, como el diablo a la cruz, los esfuerzos integracionistas que, liderados por la Venezuela Bolivariana, se abren paso en el continente.

    No es difícil imaginar la cara del Presidente de Estados Unidos y de sus más cercanos colaboradores cuando cada mañana, al recibir el parte de cómo anda el mundo, sean éstas las noticias que con mayor frecuencia se repitan en su antiguo traspatio.

    No pueden comprender cómo hasta aliados estratégicos —Colombia, por ejemplo—, se comprometan con esos esfuerzos que son la expresión de la necesidad irrenunciable de cumplir con la voluntad popular y defender una posición de soberanía.

    En esta dirección, despachos de prensa dieron a conocer que el 8 de julio Colombia y Venezuela iniciaron la construcción de un gasoducto de 230 kilómetros que se extenderá desde La Guajira hasta Maracaibo con aspiraciones certeras de que llegue hasta Panamá, país con el que, además, el propio presidente Hugo Chávez suscribió una carta de intención para la construcción en tierra istmeña de grandes depósitos de combustible.

    Centroamérica, China y otras naciones de Asia, podrán comprar el gas venezolano una vez que la obra quede concluida en mayo del 2007.

    Con el mismo espíritu, los ministros de Energía de Venezuela y Ecuador firmaron dos convenios petroleros mediante los cuales se sella una alianza estratégica que posibilitará a PDVSA participar en la modernización de la refinería ecuatoriana de Esmeraldas. Asimismo, se prevé el canje de crudo ecuatoriano por derivados venezolanos, toda vez que sus refinerías no cubren las necesidades internas de diesel, lubricantes y gasolina.

    Entre los proyectos está, igualmente, la refinación en Venezuela de crudo ecuatoriano, precisamente del extraído del bloque 15, anteriormente operado con fines de lucro por la transnacional norteamericana Oxy.

    Esfuerzos de integración que se vienen dando entre Venezuela y otros países y de estos países entre sí, como es el caso de los acuerdos suscritos hace apenas unos días en materia energética por los presidentes de Argentina y Bolivia, Néstor Kirchner y Evo Morales, respectivamente, y que tuvieron un momento de especial significación el 4 de julio último en Caracas, cuando se reunieron los mandatarios de Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay para hacer efectiva la inclusión de la Patria de Bolívar como miembro pleno del MERCOSUR.

    Y no se trata de protocolares acuerdos, de una simple suma y multiplicación de documentos, sino que en la letra y el espíritu de cada uno de ellos se asienta una nueva concepción que tiene al hombre y no al mercado como su principal beneficiario.

    Es un modelo de integración de nuevo tipo, es la cooperación sobre bases justas, equitativas, que tiene en cuenta no sólo las asimetrías de las economías que los integran sino la complementación económica. Estamos hablando de Petrocaribe, de Petrosur, del Gran Gasoducto del Sur, de la Operación Milagro en el área de la Salud Pública, del Programa educacional Yo, sí puedo, con el que millones de latinoamericanos se alfabetizan. Estamos hablando de aquellos esfuerzos que nos harán invencibles porque tienen al hombre, sus necesidades y esperanzas en el colimador de sus objetivos.

    Es a esta unión que hoy se construye sin condicionamientos, chantajes, ni amos, a los que teme el imperio y frente a la cual comienzan a estrellarse todas sus gastadas maniobras.

    La integración avanza y con ella el apoyo del pueblo a los líderes que la hacen y harán posible.

    Mientras escribo estas líneas, encuestas de opinión dan a Hugo Chávez un imbatible apoyo popular de 79,6% en las preferencias del electorado, al tiempo que la oposición perdió la primera oportunidad de consensuar un candidato único con vistas a los comicios presidenciales del 3 de diciembre próximo. En la andina Bolivia, el Movimiento al Socialismo, de Evo Morales, ganaba mayoritariamente el número de escaños en la nueva Asamblea Constituyente que deberá refundar el país con una nueva Carta Magna y las aspiraciones de los autonomistas quedaron sepultadas por el No en las urnas. En Argentina, el menemismo con toda su carga de entreguismo servil al neoliberalismo y a Washington sufría una nueva derrota al perder La Rioja, en elecciones partidistas, último bastión que le quedaba, y en Brasil, hasta hoy ningún adversario superaría, de ser ahora las elecciones, al presidente Lula.

    Así avanza Latinoamérica a contrapelo del desasosiego de Washington.

    Fuente: GRANMA internacional (http://www.granma.cu/espanol/2006/julio/mier5/28washington.html)

     
  • At 12:36 a. m., Blogger testarev said…

    Chávez propone que el Mercosur tenga su propia organización de defensa para garantizar la soberanía


    Caracas, 5 Jul (EUROPA PRESS) - El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, propuso hoy que el Mercado Común del Sur (Mercosur), al que su país se adherió ayer durante la cumbre extraordinaria que el bloque celebró en Caracas, disponga de una organización propia de defensa.

    "Debe llegar el día en que el Mercosur tenga una organización de defensa, donde vayamos fusionando las fuerzas armadas de nuestros países y donde enmarquemos una estrategia propia de seguridad, de soberanía y de defensa", afirmó Chávez tras el desfile militar conmemorativo del 195 aniversario del día de la Independencia de Venezuela.

    A juicio del mandatario, el desfile de hoy, "elegante, patriótico, majestuoso, de los soldados argentinos" es una buena señal para este "futuro de unidad en todos los órdenes y en todos los sentidos" con las naciones suramericanas, según informa el diario ’El Universal’.

    "Venezuela ha decidido ser libre y no depender de ningún centro de poder extranjero, de ningún centro hegemónico de poder. Suramérica ha decidido ser libre, y mientras más unidos, más libres seremos", subrayó.

    En relación a la prohibición de armas de Estados Unidos a Venezuela, Chávez expresó que las Fuerzas Armadas del país sudamericano "están recuperando operatividad y especialmente ahora cuando han surcado suelo patrio los aviones de combate más poderosos del mundo, los Sukhoi-30".

    Además, anunció que hay un lote de aeronaves rusas que comenzarán a llegar a Venezuela. En este sentido, advirtió de que el Gobierno "no se está preparando para agredir a nadie, pero puntualizó que, si el país es atacado, están "dispuestos a morir todos para salvaguardar la soberanía".

    Fuente: Investigacions Rodolfo Wash (http://www.rodolfowalsh.org/breve.php3?id_breve=3222)

     

Publicar un comentario

<< Home


Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com