EL QUINTO INFIERNO

martes, junio 27, 2006

Gobierno “progresista” muestra hilacha fascistoide

Andrés Zaldívar cede a presión empresarial y advierte que sólo aceptará a extranjeros que vengan a saquear el país y prodigar elogios al modelo y que expulsará a los críticos

RESULTA SORPRESIVO Y preocupante que el gobierno socialista de la señorita Michelle Bachelet opte por estigmatizar a los activistas llegados desde el extranjero a brindar apoyo a los chilenos que defienden el respeto a la biodiversidad y promueven la preservación del ecosistema global, no solamente nuestro. Estas fobias anti-extranjeros resultan contradictorias con lo que entendemos es el mundo de hoy y la universalidad del pensamiento.

Estos izquierdistas instalados en el Gobierno a partir 1990 para servir de simples administradores del modelo neoliberal han resultado ser más ortodoxos que los padres del capitalismo clásico, sustentado en el egoísmo y el afán de lucro.

La evidente presión del empresariado, padre del desarrollo depredador e irresponsable, se hace notar en la amenaza de expulsión contra los activistas extranjeros, medida de claro corte fascista y retrógrado, que puede comprometer el prestigio del país y convertirlo en una provincia marginada de los movimientos mundiales en pro de la humanización de sistema de tratamiento de los recursos naturales.

Y pensar que en nombre de la solidaridad, Chile mantiene un contingente militar, con el enorme gasto consiguiente, en Haití para cumplir funciones internacionales de pacotilla impuestas por Estados Unidos. Pero en la isla de Chiloé. ¡oh, país de contrastes!, no hay equipo hospitalario suficiente y mueren niños mientras son trasladados al hospital de Puerto Montt. Zonas completas del país carecen de un scanner para hacer diagnósticos apropiados; qué decir de las escuelas públicas rurales, etc.

Asistimos a un desarrollo que consiste en la creación de riqueza selectiva de elite, sin participación alguna de la población, cuyo bienestar se estancó o va en retroceso. El capitalismo empresarial sobornó al socialismo y lo convirtió en un prestador de servicios de la sociedad liberal. Así de simple.

El país se muestra cada vez más alienado por la farándula, entretenido con las tarjetas de créditos y fascinado con los malls, donde los pobres pasan los calores del verano y los fríos del invierno, mientras una clase política carente de identidad deja de manifiesto sin tapujos su doble estándar.

De hecho, la ley chilena de Extranjería es un oprobio. Heredada del gobierno uniformado, viola por vía reglamentaria el debido proceso a que debería tener derecho todo extranjero cuya presencia cause disgusto del gobierno.

Poco tiempo atrás fuimos testigos de la impune violación de los derechos de un ciudadano norteamericano, estafador o benefactor, santo o demonio, pero ciudadano que contaba con una visa de residente en Chile. Este señor Miguel de Paula, que nunca cometió ilícito en nuestro país, era objeto de una acusación, no condena, por presunto fraude. La presión de la Embajada de EEUU y el servilismo de nuestras policías ante los gringos determinaron que fuese expulsardo sin mayores consideraciones, procediéndose arbitrariamente a cancelarle su visa y a ponerlo a disposición de los agentes del FBI. Eso significa que se acabó la instancia del juicio de extradición en Chile. Para el Ministro Andrés Zaldívar, Chile hoy se asemeja a la tienda La Polar, “llegar y llevar”

Hubo mucho tiempo en la historia política de Chile en que los antiguos falangistas, cuna de la DC, tuvieron vínculos con la falange española de corte nazista. El tiempo permitió ocultar esos orígenes ideológicos, pero algunos actos develan conductas propias de las falanges.

Así Chile se va convirtiendo en un país hostil hacia ciudadanos extranjeros comprometidos con valores solidarios y humanistas, pero servil hacia los poderosos, los amos del comercio y las finanzas internacionales.

Los grupos criollos que abogan por la preservación y el respeto a los recursos naturales tendrán que aprender a actuar solos, lo que contribuirá a fortalecerlos. Así se verán tronchadas las esperanzas de los fascistas-socialistas de acallar el clamor consciente y responsable de quienes consideramos el ecosistema un bien de la humanidad. Nos engrandeceremos en la lucha desigual y valórica con el mercader que transa en la casa de Dios lo único que nos pertenece a todos.

Fuente: GranValparaiso

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com