EL QUINTO INFIERNO

jueves, mayo 18, 2006

¿Y las Grandes Alamedas, Michelle...? Nueva represión sistemática contra estudiantes secundarios


Rompiendo el "pacto de no agresión" que se había generado entre los estudiantes secundarios y carabineros, el personal policial reprimió fuertemente la manifestación de hoy, justificado en la falta de autorización por parte de la Intendencia, y en una sistemática criminalización a la protesta social que se viene instalando desde hace tiempo por parte de la clase política y los medios de comunicación masiva.
A pesar de las alusiones y discursos del "progresismo bacheletista", las grandes alamedas siguen cercadas por el autoritarismo terrorista legado desde los años de Pinochet. El Intendente no autorizó la marcha, violando por enésima vez el derecho constitucional a reunirse en los espacios públicos, y dejando claro los límites del "país de todos" que impone, desde arriba, la burocracia concertacionista. El miedo de las elites a la revuelta social contra un modelo que progresivamente va aumentando el descontento, y sobre todo en las nuevas generaciones expresadas en estas movilizaciones estudiantiles, las lleva a sacar lo mejor de su arsenal de poder: la estigmatización mediática y la represión policial.
Los hechos de hoy lo demuestran nuevamente. El hecho más simbólico de la protesta nacional ocurrió en el punto central de la capital chilena, en Plaza Italia, donde debía comenzar la marcha que iría por la Alameda hasta el Ministerio de Educación, a una cuadra del palacio de gobierno. Sin embargo, la gran multitud de estudiantes ni siquiera logró juntarse, pues el seguimiento y la represión venía aún desde antes de que las columnas de secundarios llegaran a la simbólica Plaza Italia.
Con una amplia presencia de Fuerzas Especiales, la policía ayudada por sus "guanacos"y gases lacrimógenos, hicieron que los estudiantes, hasta entonces en actitud totalmente pacífica, se replegaran en la Facultad de Derecho, donde pretendían, al menos, pronunciar una declaración pública ante los medios de comunicación allí presentes. Pero ahi fue cuando el "guanaco" y el "zorrillo" entró en acción contra los escolares que estaban apostados en el frontis del edificio universitario.
Carabineros detuvo a 159 estudiantes en esa protesta, uno de ellos, menor de edad con arma de fuego y varios adultos, según el Intendente de la Región Metropolitana, Víctor Barrueto.
Sin embargo, hubo más de 700 detenidos. Sólo en la Tercera Comisaría permanecieron 336 estudiantes presos y en la 19 Comisaría de Miguel Claro, se contabilizaron un centenar de estudiantes presos.
En el verdadero cerco que instaló Carabieros fuera de la Facultad de Derecho, arrojando gases lacrimógenos y lanzando agua desde el "guanaco", al interior de la facultad una joven resultó herida. Mientras, algunos manifestantes que se encontraban afuera de la facultad, fueron llevados detenidos en el carro celular mientras oponían gran resistencia.
Después de la reacción de los policías, el docente Miguel Orellana, que ingresaba a la casa de estudio cuando el carro lanzaagua comenzó a actuar, declaró, virtualmente empapado, que esto "había sido una reacción desmedida por parte de carabineros".
En los alrededores de Pío Nono, entre la Alameda y Bellavista, el tránsito fue interrumpido por el accionar represivo de carabineros durante unos 30 minutos.
Los estudiantes secundarios decidieron comenzar a salir por la puerta de avenida Santa María y se dirigieron a la cercana sede la Federación de Estudiantes de de la Universidad de Chile (FECH).
Fuente: Radio Universidad de Chile
Trabajado por: Quinto Infierno

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com