EL QUINTO INFIERNO

viernes, mayo 12, 2006

Polémica en EE.UU. por masivo espionaje a ciudadanos


La polémica por las conversaciones telefónicas y el espectro de las escuchas ilegales se reaviva en Estados Unidos. El diario USA Today destapaba ayer que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, en sus siglas en inglés y experta en espionaje electrónico) estadounidense ha estado durante años recogiendo información telefónica de millones de ciudadanos. La base de datos creada por la agencia es la mayor de este tipo en el mundo.
Para hacer el trabajo, la NSA ha contado con la complacencia de las principales compañías estadounidenses de telecomunicaciones, AT&T, Bell South y Verizon. Según la agencia, no se han escuchado realmente las conversaciones, sólo se han grabado los números marcados para ver si se encontraba un patrón común que llevase a encontrar algún tipo de actividad terrorista.
“Es la mayor base de datos del mundo”, citaba una de las fuentes anónimas que han facilitado la información al diario USA Today. Para los clientes de las compañías antes citadas significa que el gobierno tiene un historial detallado al milímetro de todas y cada una de las llamadas que hacen tanto en su ciudad como a cualquier punto del país a sus familiares, amigos, contactos de negocios y otras. Las tres compañías de telecomunicaciones están trabajando bajo contrato para la NSA, que lanzó el programa en 2001 poco después de los ataques terroristas del 11 de septiembre.
Ese programa era conducido por el entonces director de la NSA, general de la fuerza aérea Michael Hayden, que estaba bajo las órdenes de John Negroponte, jefe nacional de Inteligencia. Hayden es ahora el nominado por Bush para dirigir la CIA. Mínimamente tendrá que someterse a un interrogatorio adicional sobre la controversia de las escuchas telefónicas antes de ser confirmado. Es posible que su nominación pueda fracasar. Ayer la Casa Blanca canceló abruptamente una visita de cortesía que Hayden debía hacer a un importante senador aduciendo “dificultades de horario”. La verdadera razón, casi seguro, era mantener al general fuera de la vista del público hasta que pase la tormenta.
La primera página de USA Today obligó ayer al presidente George W. Bush a comparecer ante los medios de comunicación. Y lo hizo, en primer lugar, para defender, una vez más, el programa de escuchas sin autorización judicial que él mismo aprobó y que descubrió otro diario, en este caso el New York Times. Aseguró Bush que ese programa está “dentro de la ley” y que su único fin es conocer lo que trama la red terrorista Al Qaida. En segundo lugar declaró: “La intimidad de los estadounidenses está furiosamente protegida”. Esa fue su reacción antes de partir hacia Mississippi, ante el nuevo escándalo que se le avecina. “No estamos espiando las vidas personales de millones de estadounidenses”, aseguró el presidente. Para Bush, el objetivo del programa descubierto por USA Today tiene un solo propósito: “Hacer todo cuanto esté a nuestro alcance para evitar otro ataque terrorista”. “Queremos saber lo que dicen los terroristas.” “Es nuestro enemigo y queremos saber sus planes”, informó serio el presidente. La nueva revelación periodística llega después de que en diciembre del año pasado se supiera que la NSA estaba al cargo de un programa de escuchas sin autorización judicial, aprobado personalmente por Bush, de comunicaciones entre Estados Unidos y el exterior. Una ley de 1978 obliga a que las escuchas que el gobierno lleve a cabo a ciudadanos estadounidenses cuenten con la autorización de un tribunal especial. Según Bush, todas las escuchas “son completamente legales”.
Según aseguraba USA Today, el programa doméstico de recolección de datos de la NSA es mucho más extenso de lo que la Casa Blanca ha reconocido, ya que la agencia ha almacenado miles de millones de datos de llamadas nacionales de ciudadanos normales y corrientes que, en su mayoría, no son sospechosos de haber cometido crimen alguno. El diario estadounidense puntualiza que el programa no implica que la NSA escuche o grabe las conversaciones. Sólo una de las grandes compañías de telecomunicaciones de Estados Unidos declinó participar en el programa de la NSA: Qwest. Según informaba USA Today, Joe Nacchio, director de Qwest en el momento de ponerse en marcha el programa, se quedó preocupado y tuvo muchas dudas cuando la NSA le dijo que no era necesaria una orden judicial para acceder a la información telefónica de sus clientes y cómo se usaría esa información.
Fuente: Página 12

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com