EL QUINTO INFIERNO

martes, mayo 02, 2006

Evo cumple con su histórica promesa: hidrocarburos nacionalizados

Fuente: Radiomundoreal
Bolivia_adentroEl presidente boliviano Evo Morales firmó el lunes un decreto de nacionalización de todos los hidrocarburos del país y otorgó un plazo de 180 días a las compañías extranjeras que trabajan en el rubro para que firmen nuevos contratos con el Estado o se vayan de Bolivia.

Morales cumplió así una de sus más importantes promesas electorales, poco antes de llegar a los 100 días de asumido su mandato.

El decreto fue leído por el presidente boliviano en el campo petrolero San Alberto, situado en el sureño departamento de Tarija, administrado por la compañía brasileña Petrobras y que tiene como socias a la hispano-argentina Repsol YPF y la francesa Total.

Por la noche y ya de retorno en La Paz, capital boliviana, Morales dijo que luego de la nacionalización de los hidrocarburos vendrá la de la minería, el sector forestal y todos los recursos naturales.

Las Fuerzas Armadas bolivianas pasaron a controlar los campos petrolíferos y gasíferos de Bolivia. El nuevo decreto tiene como uno de los objetivos principales fortalecer a la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), que será refundada en 60 días, y que pasó a tener el control pleno de la industria hidrocarburífera.

El decreto de Morales estipula que las transnacionales que operan en Bolivia con hidrocarburos deben entregar de inmediato toda su producción al estado boliviano. Si rechazan la medida deben abandonar el país en un plazo de 180 días...

Según el diario boliviano Los Tiempos, Morales dijo que “llegó la hora, el día esperado, un día histórico para que Bolivia retome el control absoluto de nuestros recursos naturales” y agregó que “se acabó el saqueo de las empresas extranjeras”.

Morales advirtió además a las transnacionales que operan hidrocarburos en Bolivia que respeten la dignidad de los bolivianos y la nacionalización, pero les advirtió que si no lo hacen por su cuenta su gobierno hará que lo hagan “por la fuerza”.

El mandatario boliviano pidió a las Fuerzas Armadas como institución que “defienda su patria, que defienda su soberanía, su dignidad, sobre todo la integridad del territorio nacional, quiero pedirles desde acá, a partir de este momento, tomar todos los campos petrolíferos de toda Bolivia”.

Uno de los objetivos fundamentales de la presencia de las Fuerzas Armadas en las instalaciones petroleras es asegurar el normal abastecimiento de energéticos para que Bolivia siga cumpliendo sus compromisos internos e internacionales.

De acuerdo a Los Tiempos, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, anunció que “56 estaciones hidrocarburíferas fueron ocupadas por Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, las fuerzas armadas” y fiscales.

Las principales compañías extranjeras que operan en Bolivia en el sector de los hidrocarburos son Petrobras, Repsol YPF, Total y las británicas British Gas y British Petroleum.

Según el diario boliviano Jornada, el gobierno de Brasil catalogó el decreto de Morales como un “gesto no amistoso” y el español como una acción que provoca su “más profunda preocupación”.

La primera nacionalización del siglo XIX
Beat Schmid, desde La Paz para Radiomundoreal

Foto-BoliviaFue una enorme sorpresa y las caras de la gente en la Plaza Murillo de La Paz frente al Palacio Presidencial se llenaron de sonrisas. En vivo, por radio, su presidente Evo Morales había dado a conocer sorprendentemente el decreto de nacionalización de todo el sector petrolero y de gas a partir de esta fecha. Técnicos de la empresa estatal YPFB, fiscales y efectivos del Ejército empezaron a tomar posesión de las instalaciones y fueron acompañados en varios casos por Morales. Fue la primera nacionalización de esta naturaleza del siglo 21, justo en la jornada gubernamental número 99. El gobierno, electo con el 54% de los votos, cumplió con una de sus promesas centrales. Aún pocos días antes había manifestado que esta nacionalización era una cosa compleja y que faltaban técnicos para realizarla.

Todo anunciaba un 1 de mayo que no sería nada fácil para el gobierno, reflejo de la elevada conflictividad social. Los colectiveros interdepartamentales están en huelga, porque no les parece correcto tener que pagar IVA como cualquier otro sector de la economía; el personal de salud exige más que los 7% de incremento salarial; en la frontera con Brasil hay paro cívico en la pequeña ciudad de Puerto Suárez, porque se echará una empresa brasilera que construyó su fábrica para fundir hierro sin permiso ambiental y pretendió usar carbón de decenas de miles de kilómetros cuadrados de selva a la redonda; 2000 empleados/as de la privatizada Líneas Aéreas Bolivianas luchan por sus puestos de trabajo en la empresa en bancarrota y las provincias de Santa Cruz y Tarija no se cansan de exigir más autonomía y fondos para salud y educación en vista de su riqueza en hidrocarburos.

De tal forma que la histórica central única COB se manifestó aparte y contra el gobierno, ya que según su dirigente Jaime Solares se trata de un “gobierno reformista, traidor y vende patria … la última alternativa del imperio”. Con estas afirmaciones no sorprende que la convocatoria para un paro general el 21 de abril sin reivindicaciones claras resultó en un rotundo fracaso, al igual que la marcha.

Sin embargo, durante las semanas pasadas, los esfuerzos gubernamentales parecían centrarse en apagar los múltiples fuegos sociales y se esperaba para el día del trabajo “solamente” el anuncio de un incremento del salario mínimo y la anulación de una ley de liberalización del mercado laboral.

Nada se supo que desde el primer día de gobierno, equipos de trabajo prepararon esta nacionalización de las segundas reservas del gas natural en el continente, después de Venezuela. Otra vez, después de la primera nacionalización del continente en 1937, Bolivia abre camino, esta vez en el siglo 21.

En concreto es la empresa estatal YPFB, la que asume el control sobre la extracción, almacenamiento, transformación y comercialización del petróleo y gas natural de Bolivia. Se da un plazo de seis meses para renegociar los contratos con las empresas transnacionales –principalmente Petrobras, la filial argentina de Repsol, la británica BP y Total de Francia– y en caso de no lograrse un acuerdo, la empresa nacional asume la responsabilidad completa.

Mientras que bajo los presidentes neoliberales Banzer y Sánchez de Losada las transnacionales se llevaron el 82 por ciento del valor, este porcentaje se reduce ahora a 18; ahora ese 82 por ciento se queda en Bolivia y será distribuido entre la empresa, el gobierno central, las provincias y los municipios.

Esta nueva regla aplica para los así llamados megacampos, mientras que las extracciones pequeñas siguen funcionando con las reglas actuales con regalías del 50 por ciento.

Según el Vicepresidente García Linares esto significa un ingreso adicional de 300 millones de dólares para Bolivia por año, sumando un total de 780 millones los ingresos en este concepto. Muy distinta situación frente a los 140 millones durante el esquema neoliberal y antes de la guerra del gas que costó docenas de muertos y muertas, hasta que el entonces presidente Sánchez de Losada huyera a su exilio a Estados Unidos.

Morales pidió un poco de paciencia hasta que se realicen los siguientes pasos, mencionando explícitamente los sectores mineros y madereros, así como la cuestión de la tierra, lo que provocó aplausos y caras de esperanza en entre los/as asistentes indígenas.

El presidente Evo Morales instó a trabajadores/as y técnicos/as de la industria petrolera de evitar cualquier sabotaje y de superar la esperada resistencia con el apoyo de las organizaciones sociales y de toda la población.

Como ejemplo explicó que hasta las 3 am del primero de mayo estuvieron afinando detalles con los equipos encargados de preparar la nacionalización y que luego se reunió con su gabinete hasta las 5 para desplazarse luego al sur del país para el acto y discurso principal. Esta disciplina de trabajo, como el hecho de reducirse a la mitad su salario ha contribuido a generar una enorme solvencia moral del presidente frente a la gente que se expresa en una aprobación que oscila entre el 70 y 80 por ciento en las encuestas.

De sus 1900 dólares mensuales entrega 30 por ciento para la campaña de su partido -el MAS- para la Asamblea Constituyente en julio. Estos ahorros en salarios de ministros/as, diputados/as, asesores/as, magistrados/as, etc. ha posibilitado la creación de 2000 puestos de trabajo para maestros/as y personal de salud.

Otra novedad es el combate frontal contra la corrupción, un cáncer que ha sobrevivido a todos los gobiernos a la fecha. Un Viceministro fue sacado el mismo día de conocerse una denuncia de corrupción y el jefe de fracción relevado de todos los cargos para que se defendiera como cualquier persona contra las acusaciones de tráfico de influencias.

Después de saberse de la implicación de un efectivo de un cuerpo élite de la policía en un triple asesinato de turistas europeos, la Ministra del Interior no dudó en intervenir el cuerpo de inmediato, aclarando que era solamente el primer paso de una profunda reestructuración de la policía.

Nadie la contradijo, como tampoco el descabezamiento del Ejército generó mayor revuelo y los mandos están ahora en manos de oficiales jóvenes y menos infectados por el virus del golpismo y Morales agradeció en su discurso explícitamente la lealtad de policía y ejército.

El dos de mayo será el día cien del gobierno de Evo Morales. Mucho ha cambiado desde entonces. Cinco de las diez promesas electorales del MAS han sido cumplidos a la fecha. Pero muchas cosas importantes siguen pendientes y la presión social de una población que tienen 514 años de vivir bajo colonialismo y una pobreza que afecta dos de cada tres habitantes, hacia el primer gobierno de los “suyos” es enorme.

Muchas instancias de gobierno se siguen reorganizando y planificando su trabajo para los siguientes años en jornadas largas e intensas. Pero como afirma la Ministra de Salud, Nila Heredia, esto no produce aún resultados concretos para la gente y se muestra muy agobiada, a pesar de haber anunciado la extensión de la cobertura del seguro materno – infantil a jóvenes hasta 21 años y a mujeres hasta 60 años a partir del año 2007.

También puede reportar que los equipos oftalmológicos cubanos ya han realizado 6000 operaciones dentro de la “Operación Milagro“ para devolverle la vista a gente humilde que no va olvidar que eso no les ha costado ni un peso.

Dentro de poco se rehabilitarán 20 hospitales regionales donde 600 médicos/as cubanos/as realizarán consultas y operaciones para sacarle presión a los pocos hospitales de tercer nivel. Pero aún así no le faltan problemas a la Ministra, ya que el personal de salud está disconforme con el aumento del 7 por ciento (frente a una inflación del 4 por ciento durante el 2005) y en abril se perdieron 3 días laborales por causa de paros.

La campaña de alfabetización deberá facilitarle el acceso a lectura y escritura a un millón de adultos hasta el año 2008. A la fecha se nota un retraso en el cronograma, pero cuando Evo anunció que “antes les cortaron las manos y les sacaron los ojos a los aymaras y quechuas que aprendieron a leer y escribir“ (sí, esos españoles “descubridores” que se nombraron cristianos y reclaman haber traído la “civilización”), mientras que hoy se entregan lápices, no puede menos conmover e indica que después de siglos de explotación, marginación y racismo, la gente está recuperando su dignidad.

Otro programa en esta dirección es documentación ciudadana para el 20 por ciento que carecía de documentos de identidad.

La voluntad de emprender medidas de redistribución, a la fecha más que todo a favor de los sectores urbano marginales, se refleja en la reducción del precio de la luz para consumidores menores en un 25% y del incremento de pensiones que beneficia proporcionalmente más a los/as que menos reciben.

Asamblea Constituyente, acceso al mar y migración

En este marco queda pendiente por el momento la mayor parte de la deuda histórica con la población campesina e indígena, que empieza manifestar su disconformidad. En ocasión de la confección de las listas para la Asamblea Constituyente – una de las reivindicaciones indígenas desde hace 10 años – la presencia indígena resultó muy escasa, lo que llevó a protestas y distanciamientos a las que se sumaron organizaciones de mujeres, de minorías sexuales y de organizaciones de la población negra.

La participación de una lista con conocidos representantes de movimientos sociales no fue aceptada por deficiencia en la documentación y significa un debilitamiento de la capacidad de elaboración de la futura Asamblea Constituyente.

Estas elecciones, que se realizarán el 2 de julio, serán más que un termómetro para el gobierno y el Movimiento al Socialismo (MAS) después de algunos meses de su gestión. Constituyen un punto clave en el proceso de construcción de una Bolivia nueva. Voluntad política y los ingresos por sus riquezas naturales permitiría un proceso de redistribución y de inversión social que puede ser la base para una sociedad más justa.

Pero el sistema electoral parece dificultar esta empresa, ya que incluso con los mismos 54% de los votos, el MAS lograría apenas el 45 por ciento de los escaños. Por lo tanto puede que una vez más la presión sea el elemento decisivo ya que resultaría difícil una constitución nueva que valga este atributo como producto de negociaciones con los tristes restos de lo que queda de los partidos tradicionales.

Uno de los pocos temas de consenso en Bolivia es la aspiración de recuperar el acceso al mar, perdido en el siglo 19 a Chile en una guerra, que no fue tan guerra y dirigida por los barones del estaño a su conveniencia. Aún hoy en día, ambos países no tienen relaciones diplomáticas y el tema no ha sido tratado. Pero la visita del electo Morales a la asunción de Michelle Bachelet en Chile ha roto el hielo y la necesidad chilena del gas boliviano deberá ser una poderosa carta en las negociaciones bilaterales que se inician con mucho tacto para evitar desmanes nacionalistas. Un previsible acuerdo negociado equivaldría a un triunfo histórico del gobierno de Morales.

Otro factor económico son los/as bolivianos/as en el exterior. Alrededor de 20 por ciento viven más que todo en Argentina, Estados Unidos y España y sus remesas son un factor importante, particularmente en zonas pobres.

Muchos/as viven en Buenos Aires y trabajan en condiciones de semiesclavitud en talleres de costura. Un incendio, que cobró la vida de 6 trabajadores/as que no podían salir de las instalaciones en llamas, rebasó el vaso y los/as “ilegales” se manifestaron enardecidamente en las calles de Buenos Aires.

Los gobiernos actuaron rapidamente y Argentina aceptó legalizar a estos/as ilegales y proporcionarles un permiso de trabajo y de estadía (igualito que los gobiernos europeos y de los Estados Unidos con los/as llamados “refugiados/as económicos/as”).

El personal de la embajada boliviana trabaja las 24 horas, los 7 días de la semana para extender documentación. El cónsul, que mantenía vínculos con los/as dueños/as de los talleres ilegales pudo arreglar sus maletas el día que se supo de sus negocios privados.

Estrechas relaciones con Venezuela y Cuba y no al TLC

En la política externa, Morales le da continuidad a sus primeras visitas que lo llevaron a La Habana y Caracas. La integración latinoamericana es prioridad, siendo de particular importancia Brasil y Argentina por su cercanía y las exportaciones del gas natural. La relación con Perú y Colombia es un poco menos que cordial por su negociación de un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos, lo que afectará las exportaciones bolivianas a estos países, si bien en el caso de Perú la última palabra no está dicha en vista de la próxima segunda vuelta de elecciones presidenciales.

Mientras que las cámaras de comercio e industria insisten en las oportunidades de un TLC con EEUU, el gobierno ha presentado un proyecto de Tratado de Comercio de los Pueblos que ha sido firmado con Cuba y Venezuela, si bien las implicaciones concretas aún no se conocen en detalle.

Los señales del tío Sam han sido contradictorios a la fecha. Mientras que la cooperación al desarrollo sigue su curso, como también la cooperación para reducir los cultivos ilegales de coca, Ann Paterson – conocida de El Salvador con dudosas credenciales y actualmente la número 2 de entidad encargada de la lucha antidroga – ha rechazado tajantemente sacar la coca de la lista de sustancias prohibidas para permitir la exportación de té, pomadas, etc. De tal forma que se sigue esperando de pequeños/as productores/as que reduzcan sus superficies del cultivo más rentable y se embarquen en café, cítricos o bananos con inseguridad de precio y mercados.

Beat Schmid
Cooperante GV
Actualmente en La Paz Bolivia

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com