EL QUINTO INFIERNO

viernes, mayo 05, 2006

Cumbre de Iguazú consolida unidad sudamericana e integración energética

Los presidentes Kirchner, Lula, Morales y Chávez enaltecieron en Puerto Iguazú la unidad sudamericana y apostaron a la integración energética para enfrentar los desafíos de la globalización mundial. Los presidentes sepultaron este jueves una ola de rumores sobre la decisión de Bolivia de nacionalizar sus hidrocarburos y, como contrapartida, acordaron una posición común en foros multilaterales.
Convocados precisamente para despejar esas especulaciones propaladas por la prensa, los cuatro mandatarios del Cono Sur abogaron en Puerto Iguazú, en el nordeste argentino, por más y mejor integración entre sus respectivas naciones.
En esa dirección, Kirchner, Lula y Chávez ratificaron la determinación de impulsar el proyectado Gasoducto del Sur, que interconectará a sus tres países, y lograron sumar a Bolivia a esa monumental iniciativa.
Contra las supuestas desventajas del histórico decreto emitido el pasado lunes por el primer gobernante indígena de Bolivia, los dignatarios respaldaron el acto soberano del país del Altiplano de recuperar sus riquezas en poder de grandes transnacionales.
Además de leer una declaración final colmada de coincidencias, Kirchner, en su papel de anfitrión, confesó haber asistido a una de las cumbres continentales más importantes desde su asunción a la primera magistratura, en mayo de 2003. "Quiero agradecer a los tres presidentes la autenticidad, la calidad, la vocación profunda y el sentido grande de historia que ha tenido esta reunión, que logró consolidar el Mercosur y la integración latinoamericana", remarcó.
En otro tramo de su breve exposición, el estadista saludó la decisión soberana del pueblo y gobierno bolivianos de traspasar a manos del Estado las reservas de petróleo y gas natural.
"Lo más importante del encuentro es que a partir de este momento Bolivia queda incorporada al Gasoducto del Sur, porque Evo Morales aceptó la invitación formal que firmamos los presidentes", dijo por su lado Chávez. Anticipó que en agosto venidero, se lanzará en Caracas de manera oficial el megaproyecto energético, al cual consideró como "la propuesta continental más trascendente en 500 años", por cuanto, aseguró, garantizará el fluido a toda América del Sur.
A su turno, en una exposición de carácter más global, Lula se pronunció por el fortalecimiento del Mercado Común del Sur (Mercosur), el bloque sureño que integra con Argentina, Paraguay, Uruguay y Venezuela, más Bolivia y Chile como miembros asociados.
A juicio del dignatario brasileño, esa unión aduanera ofrece nuevas perspectivas para que los países del área eviten la dependencia de Estados Unidos y Europa.
Tras rechazar versiones sobre una supuesta posición hegemónica del gigante sudamericano en la región, sostuvo que una alianza continental es la única alternativa para ser competitivos a nivel mundial.
Por último, el jefe de Estado boliviano distinguió la solidaridad de sus pares frente a las adversidades climáticas afrontadas por la nación andina, a escasos días de asumir la presidencia.
Valoró el gesto de sus colegas de ayudar para que su país pueda superar la actual situación de pobreza y marginalidad a la que la llevaron sucesivos gobiernos de corte neoliberal.
La cumbre de Iguazú, calificada de histórica por Chávez, sirvió para que La Paz garantizara el abastecimiento de gas a Buenos Aires y Brasilia, de gran importancia para ambos y a precios que, en cada caso, se definirán en forma bilateral.

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com