EL QUINTO INFIERNO

martes, mayo 02, 2006

Avanza el movimiento al socialismo en Bolivia: nuevas nacionalizaciones

Un equipo técnico gubernamental boliviano prepara la recuperación de los ferrocarriles, entregados en la década pasada a capitales chilenos, reveló hoy el presidente de Bolivia, Evo Morales. En un discurso al inaugurar las obras de construcción de una carretera en la región oriental de Santa Cruz, Morales destacó la importancia de los fondos que generará la nacionalización de los hidrocarburos, para realizar proyectos de infraestructura.
Mencionó el anhelo de que Bolivia cuente con una red ferroviaria que sea parte de una línea del Pacífico al Atlántico, en beneficio de la exportación de productos con fletes económicos. En función de esos objetivos, dijo que el gobierno se propone recuperar los ferrocarriles ahora en manos de capitales chilenos beneficiados en la década pasada por la llamada capitalización, que les entregó la mitad más uno de las acciones de dos empresas ferroviarias, a cambio de promesas de inversión.
El esquema se aplicó también al ámbito de los hidrocarburos, en el que se crearon dos empresas productoras y una de transporte por ductos, a las que la nacionalización expropiará paquetes pequeños de acciones, para que el Estado tenga mayoría patrimonial.
Un equipo gubernamental trabaja en el tema de los ferrocarriles, indicó Morales, luego que ayer dio por terminada la capitalización y anunció más nacionalizaciones para recuperar completamente los recursos naturales.
Señaló que esos recursos deben ser liberados y pasar a manos del Estado y al control del pueblo, porque ello es indispensable para la liberación política y cultural del país, dirección en la cual "vamos a continuar sin ningún miedo", por estar en juego la dignidad popular.
Por su parte, el alcalde de La Paz, Juan del Granado, aliado del gobierno, dijo que la nacionalización de los hidrocarburos marca el fin del modelo económico neoliberal vigente desde 1985. De esa manera, Bolivia comienza a transitar a un nuevo proyecto económico, lo que no debe causar ninguna sorpresa, añadió Del Granado, al apoyar la medida y en alusión a que el presidente Morales prometió en su campaña electoral dar de baja al neoliberalismo.
Entretanto, el vicepresidente Alvaro García relativizó también la sorpresa del súbito anuncio del decreto nacionalizador y la toma del control de las instalaciones petroleras, al revelar que la medida fue informalmente adelantada al gobierno brasileño.
La nacionalización siguió dividiendo a los partidos que forman la oposición minoritaria, especialmente al principal, Poder Democrático Social (Podemos), del ex presidente Jorge Quiroga, considerado neoliberal. Los parlamentarios de Podemos Fernando Messmer y Oscar Otiz trataron de desvirtuar la medida alegando que es un montaje mediático y no una verdadera nacionalización. Sin embargo, los legisladores de la misma agrupación Tito Hoz de Vila y Fernando Rodríguez la respaldaron y consideraron que es necesaria en función de los intereses del país.
El ministro de Defensa, Walker San Miguel, informó que las tropas que controlan las instalaciones de gas y petróleo del país se mantendrán allí por tiempo indefinido.
Su misión, dijo, es prever eventuales actos de sabotaje y garantizar la labor de técnicos interventores de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) enviados a hacerse cargo de la administración en unos casos y controlar la producción en otros.
Advirtió que cualquier acción contra las instalaciones o la intervención estatal será dura y legalmente sancionada y garantizó que no habrá escasez de combustibles como conscuencia de la nacionalización.

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com