EL QUINTO INFIERNO

lunes, abril 24, 2006

Uribe y el Estado Mafioso en Colombia

COLOMBIA-TELEVISION
Uribe afronta su peor escándalo a un mes de los comicios de Colombia. Un ex alto cargo denuncia la infiltración de paramilitares en el Estado

Las denuncias del ex jefe de informática de los servicios secretos de Colombia sobre la penetración de los paramilitares en los organismos del Estado ha provocado un terremoto político que salpica al presidente colombiano. A tan sólo un mes de las elecciones generales, el escándalo puede perjudicar gravemente a Álvaro Uribe.
Rafael García afirma que un fraude electoral posibilitó que Uribe ganara en primera vuelta la elección del 2002.

El escándalo, que acapara la atención de los medios, vuelve a poner de relieve los vínculos de Uribe con el paramilitarismo. Algunos candidatos presidenciales han planteado retirarse de la campaña por no existir garantías de transparencia. Algunos críticos del Gobierno ya hablan de "la configuración de un Estado mafioso". La revelación de la entrega de tierras a un conocido jefe paramilitar por el Instituto Colombiano de Desarrollo Rural agudizó el terremoto político.

Rafael García era el hombre de máxima confianza de Jorge Noguera, ex director delDAS y actual cónsul de Colombia en Milán. En octubre, Noguera renunció en medio del escándalo por la infiltración de los paramilitares en el DAS. A través de las revistas Semana y Cambio, García formuló tres acusaciones explosivas: un fraude electoral en el 2002 por parte de paramilitares y narcotraficantes en los comicios que llevaron al poder a Uribe, infiltración de paramilitares y narcotraficantes en el organismo de inteligencia del Estado y una campaña de exterminio contra líderes sindicales que, según denuncia, fue ejecutada por paramilitares y detectives del DAS. García aportó a la fiscalía una lista de 20 activistas de izquierda. Unos han sido asesinados o están amenazados de muerte, otros han sido detenidos o están exiliados.

Semana señala que la denuncia ante la fiscalía de Rafael García es "la punta del iceberg del escándalo más grave que ha vivido el país desde los tiempos del proceso 8.000", cuando el presidente Samper fue enjuiciado por financiar su campaña con el narcotráfico. García se ha convertido en el testigo clave en investigaciones que destapan escándalos políticos y judiciales de grandes proporciones.

Los informes de Semana, Cambio, El Tiempo y El Espectador -los cuatro medios más prestigiosos de Colombia- muestran que el DAS estaba plenamente infiltrado por grupos paramilitares, mafiosos y de narcotraficantes, que muchas veces vienen a ser lo mismo. Según Rafael García, Jorge Noguera se convirtió en el "Vladimiro Montesinos de Uribe", que tenía al organismo de inteligencia más importante del país "al servicio de los más buscados criminales de Colombia".

Mauricio Vargas, director de Cambio, afirma que "hay indicios suficientes y muy graves para decir que se dio una consistente penetración de paramilitares y narcotraficantes en el organismo que debía de estar dedicado a capturarlos".

Pese a la gravedad de las denuncias, que en parte ya han sido corroboradas, Uribe se ha dedicado a desprestigiar a los periodistas. Calificó la denuncia de Semana de "frívola" y a su director, Alejandro Santos -hijo del director del diario El Tiempo, Enrique Santos, y primo del vicepresidente Francisco Santos-, lo tachó de "irresponsable".

Los ataques de Uribe contra los informadores fueron en ascenso, hasta el punto de que la organización norteamericana de derechos humanos Human Rights Watch dijo que "genera preocupantes dudas sobre su compromiso con el esclarecimiento de la verdad".

JOAQUIM IBARZ - 19/04/2006
Corresponsal MÉXICO
Fuente: La Vanguardia

1 Comments:

  • At 11:50 a. m., Anonymous Anónimo said…

    definitivamente el señor alvaro uribe veles es un paramilitar facsista y le hecha toda la culpa a la suvercion ke es lo peor debemos luchar y no volver a reelegir a este candidato

     

Publicar un comentario

<< Home


Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com