EL QUINTO INFIERNO

miércoles, abril 12, 2006

El hambre en América Latina: las contradicciones del capitalismo actual


El hambre y la malnutrición afectan a uno de cada diez habitantes de América Latina, aunque la región produce suficiente comida para alimentar a 1.800 millones de personas, tres veces la población total de la región.
Los datos aparecen en tres estudios del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) sobre hambre, malnutrición e inseguridad alimentaria en la región, difundidos hoy en Santiago. 'Resulta paradójico que América Latina y el Caribe -que tiene la capacidad de alimentar a tres veces su población- todavía mantenga a más de 52 millones de personas sin acceso a suficientes alimentos, dijo el director regional del PMA, Pedro Medrano.
'Estos estudios nos están dando una perspectiva real de la situación del hambre y la malnutrición en América Latina y el Caribe y sus posibles soluciones. Esperamos que generen una mayor atención política para acabar con este problema que todavía afecta a uno de cada diez habitantes de nuestra región', dijo Medrano. Los estudios se refieren a la situación en Centroamérica, el Caribe y Sudamérica.
En el caso de Centroamérica, el PMA y la CEPAL establecen que la desnutrición crónica o retardo del crecimiento 'sigue siendo muy elevado'.El análisis precisa que la desnutrición en El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua afecta a más del 20 por ciento de los menores de cinco años, mientras en Costa Rica se sitúa en el polo opuesto, con valores cercanos o inferiores al 5 por ciento.En la cuenca del Caribe, en tanto, el informe señala que el bajo peso al nacer (otra consecuencia de la desnutrición) afecta al 10 por ciento de los nacidos vivos.Los países con tasas más elevadas son República Dominicana (+11 por ciento), Guyana (+12), Surinam (+13), Haití (+21) y Trinidad y Tobago (+23). Los niveles de estos dos últimos países superan los del Africa subsahariana, según el documento.
En la región andina, el diagnóstico consigna que la desnutrición crónica afecta mayormente a niños menores de cinco años en zonas rurales en Bolivia, Ecuador y Perú. Por el contrario, en Colombia la desnutrición crónica afecta a zonas urbanas. 'Los estudios concluyen que el hambre y la desnutrición, además de tener efectos permanentes en el desarrollo físico y psicomotor de las personas, constituyen uno de los principales mecanismos de transmisión intergeneracional de la pobreza y la desigualdad', señaló Medrano. Ante este escenario, el PMA y la CEPAL recomiendan políticas sociales específicamente orientadas a reducir el hambre y la desnutrición.Igualmente, proponen entregar un suplemento alimenticio a las mujeres embarazadas, madres lactantes y preescolares y la promoción de la lactancia materna.Los informes consideran que la seguridad alimentaria en las primeras etapas del ciclo de vida es fundamental para frenar la reproducción del problema alimentario nutricional y sus consecuencias.
También analizan el progreso de los países en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas y las acciones que se deberían emprender para alcanzarlas.Una de las metas más importantes del organismo internacional es reducir a la mitad la pobreza hacia el 2015, compromiso que los países miembros de la ONU adoptaron en la Cumbre del Milenio, celebrada en Nueva York en el 2000.El PMA es la agencia humanitaria más grande del mundo: cada año alimenta a un promedio de 90 millones de personas pobres para que puedan suplir sus necesidades nutricionales, entre ellos 61 millones de niños con hambre en al menos 80 de los países más pobres del mundo.

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com