EL QUINTO INFIERNO

domingo, abril 16, 2006

Conflictos ambientales en Chile: las contradicciones sociales del modelo neoliberal



La pelea viene dura. Ricardo Lagos aprovechó hasta el final de su gobierno para dejar bien asegurados los intereses de las grandes empresas en los más importantes conflictos ambientales. En los últimos días de febrero, cuando aún buena parte de Chile estaba semiparalizado por un caliente verano, la Corema-III Región le dio el visto bueno "con condiciones" al estudio de impacto ambiental del megaproyecto Pascua Lama, que implica una inversión aproximada de 1.700 millones de dólares de la transnacional canadiense Barrick Gold. "Pascua Lama es la guinda de la torta de la gestión Lagos en el plano ambiental", dice Lucio Cuenca, director chileno del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (Olca). Si bien el plazo para el pronunciamiento de la Corema de la Región de Atacama vencía el 23 de febrero, podía hacer uso de legítimos procedimientos para dejar la decisión al nuevo gobierno, comenzando por solicitar a la empresa respuestas más sólidas a las numerosas insuficiencias del proyecto.
Además de la masiva oposición por la destrucción ambiental que inevitablemente provocará este gigantesco proyecto para la extracción de oro en la alta cordillera, a 130 kilómetros de Vallenar, el Partido Comunista no olvidará que uno de los requisitos que solicitó a Michelle Bachelet para apoyarla en la segunda vuelta fue que su gobierno rechazara los planes de Barrick.
La autorización ambiental condicionada de Pascua Lama consiste básicamente en no intervenir de manera directa los dos glaciares que la empresa proyectaba remover y "trasladar". "Esa condición es más que nada cuestión de imagen, porque la operación de la mina impactará en los glaciares, haya o no intervención directa, y terminará por destruirlos -afirma el director del Olca-. Además, la transnacional minera plantea que modificará el rajo de la mina para no tocar los glaciares y que ese plan minero se puede sostener hasta el año 2017. Después de esa fecha, ¿qué? Nadie lo sabe ni se hace responsable de los riesgos".
El mismo razonamiento alienta la resistencia de las organizaciones que optaron por presentar el 7 de marzo un recurso de reclamación ante el consejo de ministros que preside la Comisión Nacional del Medio Ambiente (Conama), para que se anule la calificación ambiental de la Corema. En esta acción participaron el Consejo de Defensa del Valle del Huasco, que reúne a diferentes organizaciones de la provincia; la Coordinadora de Defensa del Valle Alto del Carmen (comunidades cristianas, pequeños empresarios del turismo, pequeños agricultores, juntas de vecinos); la Asociación de Agricultores del Valle del Tránsito; el Sindicato de Trabajadores de la Construcción y la Comunidad Diaguita Huascoaltina, que también tiene un litigio contra la minera por usurpación de tierras indígenas.
"Exigimos que la empresa presente un nuevo estudio de impacto ambiental debido a los innumerables vacíos y contradicciones técnicas del estudio presentado por Barrick Gold", declara Mauricio Ríos, presidente del Consejo de Defensa del Valle del Huasco. El dirigente añade que "aparte de la preocupación por los glaciares -que no podrían quedar inmunes ante la transferencia de calor, uso de explosivos, faenas y contaminación con material particulado que producirá la actividad minera-, nos inquieta el transporte de materiales peligrosos que la empresa asegura efectuará por el lado argentino 'salvo casos de excepción' y el depósito de materiales estériles en las cercanías del nacimiento del río Estrecho, cuyas aguas terminan desembocando en el río Huasco". Se teme la percolación y acidificación del agua que sustenta la vida y la agricultura en Vallenar y Huasco.
De las oficinas de la Conama, la delegación de Atacama se trasladó al comando de Michelle Bachelet para entregar a la presidenta toda la documentación. Un pesado fardo que heredó de su antecesor y que no será fácil remover en el largo camino que queda por recorrer.

INVERSION A MANOS LLENAS

Pero hay algo más: el estudio de impacto ambiental acogido por la Corema dejó fuera de la resolución medidas de mitigación y compensación acordadas entre la empresa transnacional y la Junta de Regantes, que representa a no más de cuatro empresarios agroindustriales que concentran más del 60% de los derechos de agua de la zona. El acuerdo establecía el aporte de 60 millones de dólares y la construcción de un embalse con un costo de 5 millones. Es decir, quedó limitado a un acuerdo entre privados, sin intervención del Estado, lo que dejó a los regantes en una situación de incertidumbre. "Una de las políticas del gobierno de Lagos fue dejar que las empresas intervinieran directamente sobre la comunidad para bajar la temperatura de los conflictos a costa de compensaciones económicas, cooptación y compra de conciencias", precisa Lucio Cuenca-.
De hecho, Barrick Gold ha proporcionado recursos a las municipalidades, infraestructura a los colegios y capacitación a gente del valle, además de comprometer 10 millones de dólares en una fundación para proyectos de desarrollo que sería administrada con el gobierno. En total, la transnacional estaría invirtiendo alrededor de 100 millones de dólares para intentar neutralizar la resistencia a su proyecto. No es una suma sideral para una empresa que en 2005 tuvo utilidades sobre los 400 millones de dólares y que proyecta invertir más de 3.000 millones de dólares entre 2006 y 2011 en Pascua Lama y Aldebarán, en Cerro Casale, otra explotación aurífera situada en la III Región al interior de Tierra Amarilla, ya aprobada por el gobierno y la Conama.
"La transnacional está en una fuerte etapa de expansión. Acaba de comprar otra de las grandes empresas mineras del mundo, Placer Dome, que en Chile tiene el proyecto de Cerro Casale, entre otros-afirma Lucio Cuenca-. Barrick Gold tiene 14 proyectos en desarrollo en distintos lugares del mundo y Placer Dome, otros 17. Pascua Lama es parte importante del proceso de especulación financiera que lleva adelante a nivel internacional, porque representa una de las mayores reservas de los activos de la empresa. Lo que llama la atención, por la trayectoria que tiene esta transnacional, es que pueda operar tan libremente, sin ningún cuestionamiento del gobierno chileno acerca de sus prácticas, entre ellas mentiras reiteradas. Este caso demuestra con claridad que los Estados están subordinados a las decisiones que toman las transnacionales. Ellas son las que realmente mandan en el mundo".

EXPANSION DE LAS CELULOSAS

En la X Región hay otro hueso duro de roer. La Planta Valdivia de Celulosa Arauco (Celco), del grupo económico Angelini, sigue contaminando el río Cruces. Una mancha oscura que arrastra sedimentos avanza por el río Valdivia, amenazando a la población. El 40% del abastecimiento de agua de la ciudad viene de ese río.
Todos los sábados en la Plaza de la República siguen las manifestaciones para exigir el cierre de la planta, y se prepara una nueva jornada nacional de protesta por los conflictos ambientales.
Las grandes movilizaciones del año pasado consiguieron que el gobierno, a través de la Conama, determinara el cierre temporal de la planta. En agosto de 2005 la institución ambiental condicionó su reapertura a la reducción de la capacidad productiva aprobada originalmente -550 mil toneladas de celulosa al año- a un 80% (promedio de 440 mil toneladas anuales). "Pero se le permitió seguir descargando riles en el río Cruces y mantener niveles de contaminación de algunos elementos químicos correspondientes al funcionamiento de la planta a toda capacidad -recapitula el director del Olca-. Además, la empresa debía presentar en marzo de este año un estudio sobre el impacto ambiental de la descarga de sus desechos líquidos en el mar, pero hasta ahora no ha logrado encontrar un lugar para instalar el ducto. Por esa razón, el gobierno le concedió un año más de plazo".
Fuente: Revista Punto Final
Para más información sobre el conflicto de Pascua Lama, ver página del Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales


Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com