EL QUINTO INFIERNO

sábado, abril 01, 2006

Chirac no logra apagar crisis y promulga repudiada ley de CPE

El presidente francés, Jacques Chirac, continúa hoy sin apagar el fuego de la crisis, provocada por el rechazo popular al Contrato de Primer Empleo (CPE), después de promulgar esa controvertida ley y prometer modificaciones.
Chirac llegó anoche a las pantallas de los televisores de los franceses, de los cuales sólo seis por ciento respalda la puesta en vigor del CPE, sin convencer casi a nadie sobre sus intenciones de aplacar el diferendo con los sindicatos y los estudiantes.
El CPE, que permite despedir a jóvenes menores de 26 años en los primeros 24 meses de empleo, sin ofrecer justificaciones ni compensaciones, fue defendido personalmente por el primer ministro Dominique de Villepin, quien presentó esa ley en enero pasado.
La alocución presidencial incluyó una promesa de introducir cambios en temas polémicos de la legislación, como la necesidad de limitar a sólo un año el período de prueba de los empleados y de explicar a éstos las condiciones de ruptura del contrato.
Pero las principales centrales sindicales del país, las organizaciones juveniles y al menos 11 partidos y agrupaciones de la oposición de izquierda demandaban la derogación, sin condiciones, del CPE.
Esa legislación, contra la cual se pronuncia más de 80 por ciento de los franceses, recibió el rechazo en las calles de casi tres millones de personas, el pasado 28 de marzo, cuando se realizó la más reciente de las cuatro jornadas nacionales de protesta.
La decisión de Chirac constituye un espaldarazo a De Villepin, quien aspira a presentarse como candidato en los comicios presidenciales del 2007 por la gubernamental Unión para un Movimiento Popular (UMP).
En caso que el mandatario defenestrara de forma radical la legislación y demandara un nuevo debate en el Parlamento, que ya la había aprobado el pasado 9 de marzo, ello habría significado la salida de De Villepin de la jefatura del Gobierno.
Ante el empuje de la crisis de más de dos meses, el Primer Ministro amenazó con dimitir si el CPE era suspendido o eliminado, una decisión que pondría al UMP ante una crisis interna, cuando ya arrecia la campaña electoral.
Pero el partido oficial presenta diferencias internas que parten del propio presidente de la UMP y titular del Interior, Nicolas Sarkozy, quien asumió la posición de llamar a un diálogo con los sindicatos para introducir enmiendas al CPE y escuchar opiniones.
A diferencia de la mano dura asumida para frenar los desórdenes protagonizados por inmigrantes entre octubre y noviembre de 2005, Sarkozy busca sacar provecho de esta nueva crisis y presentar una imagen más conciliadora de cara a la disputa presidencial.
Mientras, en las calles los estudiantes continúan como los principales protagonistas de las protestas contra el CPE, al bloquear más de 60 de 84 universidades y casi 600 centros de enseñanza media.
Además, los jóvenes impidieron el acceso a carreteras, vías ferroviarias, puentes, plazas y avenidas de grandes ciudades como esta capital, Niza y Marsella.

Fuente: Prensa Latina

1 Comments:

  • At 4:18 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Pura sarta de mentiras!!!

     

Publicar un comentario

<< Home


Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com