EL QUINTO INFIERNO

domingo, abril 02, 2006

Celebran llegada de cosmonauta brasileño a Estación Espacial

Los medios comenzaron a destacar ayer la llegada del cosmonauta brasileño, Marcos César Pontes, a la Estación espacial Internacional después de un perfecto acoplamiento de la nave Soyuz que lo llevó al espacio.
El enviado especial de la Agencia Brasil, Flavio Dieguez, resaltó desde Moscú que Pontes fue el primer tripulante de la Soyuz que atravesó la escotilla y entró en la estación, seguido por el estadounidense Jeffrey Williams y el ruso Pavel Vinogradov.
Una vez dentro de la estación, Pontes fue hasta la cámara y mostró la bandera de Brasil lo que provocó aplausos en la delegación de su país que sigue el acontecimiento desde la sala de control de vuelos ubicada en Korolev, a 50 kilómetros de Moscú, relató la fuente.
Minutos después de la llegada de Pontes a la estación orbital, este fue saludado por Raimundo Mussi, coordinador de la Misión Centenario, llamada así en homenaje al pionero de la aviación brasileña Alberto Santos Dumont, quien hizo su primer vuelo hace 100 años.
Mussi extendió su saludo a los compañeros de vuelo de Pontes, Williams y Vinogradov, y a los tripulantes de la estación, el estadounidense William McArthur y el ruso Valery Tokarev, que retornarán a la Tierra con el brasileño dentro de ocho días.
En nombre de todos los brasileños comandados por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, deseamos éxito a la tripulación internacional, dijo Mussi. Añadió que la conquista espacial es un esfuerzo conjunto y terminó con la frase futbolística local: "Pontes, bola para a frente."
En tanto las autoridades locales recordaron que el viaje del astronauta Pontes al espacio en la Soyuz TMA-8, es resultado de un acuerdo de Brasil con el Gobierno ruso, alcanzado en octubre del año pasado.
Al respecto el Ministro de Ciencia y Tecnología, Sergio Rezende, comentó en entrevista para la Agencia Brasil, que ese acuerdo permitió que el viaje de Pontes saliera en la mitad del valor previsto para esa misión pues costó 10 millones dedólares.
Eso representa menos del uno por ciento del presupuesto anual del ministerio y es un costo que Brasil puede soportar tranquilamente, destacó Rezende y añadió que el costo incluyó entrenamiento, vuelo, transporte del equipaje y el canal de voz para mantener el contacto.
La fuente recordó que Brasil invierte anualmente 100 millones de dólares en su programa espacial iniciado en 1961 que incluye construcción de satélites, vehículos lanzadores de cohetes y este viaje que lo completa.
Dijo que Brasil aspira a volver a poner en funcionamiento el año próximo la base de lanzamiento de Alcántara, en el estado de Maranhao, destruida en el 2003 en un accidente que mató a 22 personas.
Recordó asimismo que Pontes llevó a la estación orbital ocho experimentos brasileños seleccionados entre un total de 50 propuestos por la comunidad científica universitaria y los centros locales de investigación.
En un mes podremos observar los resultados de esas investigaciones que incluyen efecto de la gravedad en las enzimas, proteinas y DNA, y la germinación y crecimiento de las simientes, destacó Rezende.
Pero el ministro significó que lo más importante es que este viaje acapara la atención de millones de brasileños y atrae la atención de los jóvenes hacia la ciencia y la tecnología que precisa Brasil para el desarrollo.
Por su parte O Globo dedicó una página a destacar el proyecto conjunto de varios países que permite mantener en órbita a la Estación Espacial Internacional y brinda detalles gráficos sobre la forma en que tuvo lugar el acoplamiento de las naves y la agenda de Pontes.

Fuente: Prensa Latina

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com