EL QUINTO INFIERNO

miércoles, marzo 08, 2006

Origenes del Día Internacional de la Mujer


"Queremos pan, y también queremos rosas"

El 8 de marzo de 1908 más de cien trabajadoras textiles de una fábrica de Nueva York se organizaron para luchar por mejores condiciones de vida y laborales para las mujeres, el fin del trabajo infantil y por el derecho al voto. La respuesta homicida de la patronal fue encerrarlas en la fábrica e incendiarla con ellas adentro. Luego de muchos años de reclamos y luchas de los movimientos de mujeres y obreras se reconoció el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer en homenaje a esas trabajadoras asesinadas.
Orígenes del 8 de marzo

Según la tradición, durante una manifestación de 15 mil obreras textiles neoyorquinas en marzo de 1908, un grupo de mujeres jóvenes portaban una bandera con la inscripción: "Queremos pan, y también queremos rosas", frase que inspiró este poema que luego se ha convertido en una canción popular de la clase obrera norteamericana. En la historia del movimiento obrero, el movimiento huelguístico de Pan y Rosas se considera una de las primeras manifestaciones organizadas de mujeres obreras que reclamaban por aumento de salarios y mejores condiciones de trabajo y de vida. En el movimiento feminista, posteriormente, la expresión Pan y Rosas se utilizó, metafóricamente, para sintetizar la unidad de las demandas de género y de clase.
Durante la II conferencia de mujeres socialistas, se decide proponer el 8 de marzo como fecha histórica para reivindicar los derechos de las mujeres. El color malva es elegido como símbolo de la lucha feminista y esto se debe a que ese era el color de tejido con el que esas mujeres trabajaban en aquel momento.
La organización y el establecimiento de las demandas femeninas de principios de siglo tuvo como telón de fondo la internacionalización del socialismo, que vio a la Rusia zarista volverse soviética, el estallido de dos guerras mundiales, el desarrollo un movimiento obrero combativo y mujeres defendiendo sus derechos específicos y peleando por la paz.
En las jornadas de la Revolución Mexicana de 1910, se celebró en México un primer Congreso Feminista (1916); se consolidaron muy diversas organizaciones de mujeres en toda América Latina y en 1934 se realizó el Primer Congreso Panamericano de Mujeres en la ciudad de México. La agenda que se haía conformado, era una agenda por los derechos sociales y civiles. Hay indicios de que en 1913, durante la primera huelga general en México, también las obreras encabezaron una primera celebración el 8 de Marzo.
Habría que agregar que la celebración combativa, fue mucho tiempo exclusiva de las obreras y de las mujeres de izquierda. Hacia los años 70, en que cobra fuerza el nuevo feminismo, el 8 de Marzo es adoptado por las nuevas combatientes, lo que amplió el conocimiento y el motivo de la celebración.
Actualmente, cerca de mil millones de mujeres en el mundo viven bajo la línea de la pobreza extrema; aún no es paritaria la educación inicial y profesional entre hombres y mujeres.
Es por esto que cada 8 de marzo no sólo es un homenaje y una conmemoración, sino que es un día de denuncia, de reclamo y de lucha por los cambios que no se han llevado adelante y por las desigualdades que todavía hay que terminar.

Fuente: Prensa de Frente

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com