EL QUINTO INFIERNO

miércoles, marzo 22, 2006

Movilizaciones ecuatorianas continúan pese a estado de emergencia

Las movilizaciones indígenas en contra del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos continúan hoy a pesar del "estado de emergencia" declarado por el presidente ecuatoriano, Alfredo Palacio. Luis Macas, máximo dirigente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), resaltó que los nativos no se atemorizan ante este decreto y se realizan asambleas para decidir las próximas acciones. Luis Macas puntualizó que este estado de emergencia decretado por el gobierno es una clara muestra de que el ejecutivo rechaza todo diálogo con la población indígena y de desesperación ante la incapacidad de adoptar decisiones propias.
Adelantó que no pretenden enfrentarse con los militares que tomaron el control de los territorios de Chimborazo, Cotopaxi, Cañar, Imbabura y los cantones de Tabacundo y Cayambe, en Pichincha. Las diversas organizaciones pertenecientes a la Conaie se replegaron, abandonaron en varias provincias los bloques de vías y carreteras y volvieron a sus comunidades, donde mantienen reuniones para definir los próximos pasos. Mientras, en Quito, según la dirigencia de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), permanecen mil indígenas amazónicos apostados en la Universidad Salesiana de Ecuador, y otro más se acercan a la capital ecuatoriana.
En tanto, en las últimas horas comenzaron los diálogos entre los movimientos sociales y el gobierno, en una difícil situación de tensión social, agravada por la militarización del conflicto tras la dictación del "estado de emergencia" por parte del gobierno ecuatoriano.
Macas llamó al jefe de Estado a suspender la última ronda de negociaciones, que se inician mañana, transparentar todo lo negociado y convocar a una consulta popular, para que sea el pueblo quien decida si quiere o no el TLC. Además de las pérdidas a la agricultura que provocará el desventajoso acuerdo con Washington, está en juego la biodiversidad del país, la cultura y costumbres indígenas y la soberanía nacional, apuntó.
Macas explicó que, como punto principal, se oponen al TLC porque con él, el país se juega el control geopolítico de su territorio, además de que en cuestiones agrícolas no se ha hablado de los productos que más pueden perjudicar a los productores campesinos, y también debido a una grave preocupación por la propiedad intelectual en esta materia.
El líder de la Conaie añadió que los contratos que Ecuador tiene con las petroleras multinacionales, "además de lesionar los derechos de las comunidades indígenas, lesionan los intereses del país".
Por ello, defendió la nacionalización de la industria petrolera y, como primer paso, anular el acuerdo con la empresa estadounidense Occidental (Oxy), algo que también reclaman en estas protestas. La Procuraduría y la empresa estatal Petroecuador han pedido la anulación del contrato con la Oxy, que extrae y comercializa alrededor del 20 por ciento del petróleo que produce Ecuador, acusada de incumplir sus acuerdos con el Estado ecuatoriano.
Advirtió que a Washington no le interesa el pequeño mercado del Ecuador, sino los recursos y riquezas naturales de esta nación, y por ello avanza ya la privatización del agua y las tierras, donde residen los indígenas. El líder indígena señaló que con sus movilizaciones han logrado incentivar el tema del TLC entre la ciudadanía y por ello otras organizaciones y movimientos sociales y populares se han sumado a estas protestas y reclaman transparencia al gobierno. Finalmente, dijo que el Ecuador cuenta hoy con un Ejecutivo colonial, que desprecia la voz de los indígenas y responde a intereses económicos nacionales y de Estados Unidos.

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com