EL QUINTO INFIERNO

domingo, marzo 26, 2006

Masivo y polémico acto a 30 años del golpe militar en Argentina

... muestra las diferencias en el seno delas izquierdas y movimientos sociales argentinos...


En Argentina, en el acto multitudinario que se hizo en Plaza de Mayo para recordar los 30 años del golpe de Estado, con más de 100 mil personas, y más de 370 organizaciones políticas y sociales, se mostraron las discrepancias y diferencias en el seno de las izquierdas y movimientos sociales argentinos.
En particular, las diferencias residieron en el documento redactado por alguna de las organizaciones convocantes, y que fue leído en el mismo acto mientras muchas de las personas y organizaciones presentes en un Plaza de Mayo colmada, no se sentían identificadas con él, en especial, por los duros atques que se hacían ahí al gobierno de Kirchner, y al progresismo kirchnerista, presente en muchos movimientos sociales.
De un lado, organizaciones de la izquierda opositora al gobierno, ente otras tantas, el Partido Obrero, el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), o el Partido Comunista Revolucionario (PCR), que expresaron el el documento que "hay más presos políticos que en todos los gobiernos constitucionales anteriores", además de criticar el pago de la deuda al FMI, y una politica conciliadora del gobierno con sectores del empresariado nacional. Y por el otro, los movimientos cercanos al gobierno progresista de Kirchner, como Barrios de Pie, Jovenes K, Corriente Patria Libre, las Madres de Plaza de Mayo, o las Abuelas de Plaza de Mayo.
Fueron estas últimas agrupaciones impulsoras de la lucha por los Derechos Humanos violentados durante la dictadura, las que rechazaron el documento de fuerte tono anti-kichnerista, y luego de que se les inpidiera expresar su opinión desde el escenario, terminaron por retirarse de la histórica plaza, símbolo de la historia argentina, y de la lucha contra la dictadura militar iniciada hace treinta años, el 24 de marzo de 1976.
En un comunicado, las izquierdas kirchneristas señalaron: "Los sectores kirchneristas... consideramos que estamos transitando otra etapa distinta, gracias a un gobierno que decidió terminar con la impunidad y la injusticia en nuestra patria... cuando se comenzó a leer en el acto el documento que atacaba al Presidente Nestor Kirchner y distorsionaba la realidad nacional, decidimos retirarnos de la plaza con los más de 15.000 compañeros organizados que nos hicimos presentes por la Memoria, la Verdad y la Justicia". (Ver comunicado "¿Porqué nos fuimos de la Plaza?", y artículo "Críticas a los sectores que cuestionaron al Gobierno en el acto contra el Golpe").
Las agrupaciones de Derechos Humanos han dicho que por primera vez “no tienen un enemigo en Casa Rosada”, en lo que respecta a políticas de derechos humanos. Estela de Carloto, de las Abuelas de Plaza de Mayo, dijo: “Hay gente que todavía no transita el camino democrático. No tenemos todavía una verdadera y real democracia pero la estamos haciendo. Se quedan siempre en la confrontación, en la protesta, en la denuncia exagerada y no reconocen en absoluto que ese acto era para recordar la desaparición de 30.000 personas (...)”. Carlotto destacó que "esa masiva presencia es un alimento de lucha, nos da fuerza; el cariño y el respeto que nos han demostrado, nos ayuda a seguir caminando con todo lo que falta por hacer, la verdad y la justicia". En declaraciones radiales, la titular de las Abuelas consideró, además, que la situación generada el viernes en Plaza de Mayo, "es producto de un desgaste muy grande de tantos años de lucha, porque no hay un aprendizaje democrático entre nosotros".
Mientras, el Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, del Servicio Paz y Justicia en América Latina, Serpaj, uno de los coordinadores de la marcha que se organizó bajo las consignas de "Memoria, verdad y justicia", evitó pronunciarse. Tampoco lo hizo la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) que formó parte de las más de 300 entidades sociales y políticas que se movilizaron.
En medio de la discrepancia, la actitud generalizada entre la mayoría de los asistentes, independientes o sin afiliación política directa, fue de distancia y lástima por la falta de unidad que se presenció en el acto, expresión de las carencias y dificultades del movimiento social y político alternativo en Argentina.
Entretanto, el gobierno expresó su molestia por el documento, y atacó a la "izquierda siniestra", porque “utilizaron el dolor” para lanzar consignas contra el gobierno. "Los ataques al gobierno de estos grupos son sistemáticos, porque necesitan esto para poder sobrevivir". Además, lamentó que le hayan faltado el respeto a los desaparecidos y a las Madres y Abuelas que estaban en el escenario. El presidente Néstor Kirchner dijo que la nulidad de los indultos a militares otorgados durante el periodo menemista serán analizados por la Justicia.

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com