EL QUINTO INFIERNO

viernes, marzo 17, 2006

Las razones del levantamiento popular en Ecuador

La Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE) denuncia al gobierno neoliberal, represivo y entreguista de Palacios –régimen interino– por haberse entregado en cuerpo y alma a los intereses extranjeros: el Presidente no revela los resultados de las negociaciones del TLC con EEUU porque aceptó “cláusulas de confidencialidad”; protege a las corporaciones petroleras transnacionales que violan su contrato como es el caso de la petrolera Oxy; nombra a un representante de las empresas exportadoras de flores, y principales beneficiarias de la firma de un TLC con EEUU, como ministro de economía; y utiliza más de la mitad del presupuesto para pagar la deuda externa, incumpliendo con programas urgentes de atención social.
No quieren un TLC inconsulto, inequitativo comercialmente, injusto económicamente e indigno para la soberanía nacional. Temen que la desigualdad de condiciones concentre aún más la riqueza en pocas manos y dispare la migración, delincuencia, pobreza e inseguridad. El movimiento popular tomó la catedral de Quito. El ministro de gobierno Alfredo Castillo no quiso seguir con la represión y renunció denunciando que “Ecuador está gobernado por intereses que no son precisamente populares. El Estado ecuatoriano está enajenado a un aparato financiero, especulativo, que lo conduce y lo determina a través del sistema de endeudamiento y a través del control del petróleo”. El gobierno de Palacios aceptó un foro abierto sobre el TLC, pero reprime a los insubordinados.
Los indígenas exigen que se convoque a una Consulta Nacional sobre el TLC, se informe de todo aquello que ha sido negociado hasta el presente y se abra el debate transparente sobre las reales consecuencias de este tratado. Mientras eso ocurra, el gobierno debe suspender inmediatamente cualquier tipo de negociación. “Si el gobierno respeta la democracia, solo el pueblo, debidamente informado, podrá pronunciarse sobre este Tratado, caso contrario, será una imposición colonialista, que los pueblos indígenas, los pobres del país, y los sectores sociales dignos, rechazarán de manera radical”, advirtió el líder de la CONAIE Luis Macas en un comunicado.
“La soberanía económica de la nación no se negocia con nadie. El levantamiento de la CONAIE fortalece a la organización de las nacionalidades indígenas, y ha ganado la simpatía el apoyo generalizado de todo el pueblo”, dijo el candidato presidencial de la Alianza Tercera República ALBA, Marcelo Larrea.“El levantamiento de la CONAIE en sí mismo constituye un plebiscito en contra del TLC, por el enorme apoyo popular que ha generado, lo cual manifiesta la decisión firme de la mayoría absoluta de los ecuatorianos de no aceptar la desnacionalización de nuestra economía y la transformación del país en una colonia”, enfatizó el político.En la movilización participan fuerzas sociales de las provincias de El Oro y Pastaza, organizaciones indígenas evangélicas, campesinos y también asociaciones de emigrantes en España. Alternativas dignas al TLC si existen. Ahí están la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA); el Mercosur y la Comunidad Andina de Naciones, indica la CONAIE.
Comunicados de la Conaie en Adital
Fuente: BolPress

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com