EL QUINTO INFIERNO

sábado, marzo 18, 2006

¿EZLN o PRD?: el debate en las izquierdas mexicanas


Todos coincidieron en la necesidad de consolidar un gran movimiento social que impulse una nueva democracia en México, una fuerza ciudadana activa que pueda intervenir en todo momento en el ejercicio público, más allá de los procesos electorales, pero en la mesa de reflexión sobre la otra campaña, organizada por la Fundación Heberto Castillo Martínez, afloraron profundas divergencias entre investigadores, académicos y escritores en uno de los temas más candente de la izquierda mexicana: votar o no votar.
El investigador emérito del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Universidad Nacional Autónoma de México Luis Villoro, aseguró que apoyar el abstencionismo el próximo 2 de julio es "hacerle el juego" a la derecha representada por el candidato presidencial del PAN, Felipe Calderón, o a la corrupción encarnada por el abanderado de la Alianza por México (PRI-PVEM), Roberto Madrazo. Advirtió al Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que proponiendo el abstencionismo promueve el voto contra del candidato de la coalición Por el Bien de Todos (Partido de la Revolución Democrática, PRD -PT-Convergencia), Andrés Manuel López Obrador. Criticó el sistema representativo que impera en el país, porque no puede resolver los problemas fundamentales del siglo XXI. "La democracia actual de México no expresa el poder real del pueblo, es una partidocracia", apuntó. Villoro señaló que si bien la partidocracia no resuelve el problema, tampoco el abstencionismo propugnado por el zapatismo ofrece alguna alternativa clara, "simplemente se lava las manos".
Antes, Teresa Juárez, viuda del dirigente político Heberto Castillo, exhortó a la izquierda -incluyendo al EZLN- a estar unidos en este momento trascendental para el país, pues si no buscamos la unidad, dijo, "todos perdemos y nadie gana".
Las investigadoras Fernanda Navarro y Magdalena Gómez hicieron un bosquejo histórico de las aportaciones del EZLN a la vida política mexicana, y aseguraron que la otra campaña no busca espacios legislativos, más bien la finalidad es crear una gran red de redes de las izquierdas mexicanas fincada en la sociedad, busca "otro modo de organización" diferente a los partidos políticos. Fernanda Navarro, catedrática de la Universidad Nicolaíta, señaló que el propósito de la otra campaña es conocer las diferentes luchas que existen en el país, las rebeldías que se expresan en toda la geografía mexicana, "sin pretender dirigirlas". Su finalidad es entrelazarlas para conjuntamente organizarlas, enfatizó.
Acerca de las críticas que el EZLN ha hecho al PRD, aseguró que fueron por graves acciones de perredistas contra zapatistas, "fueron hechos reales de vida y de muerte, como los referidos y documentados en el asesinato de zapatistas cometidos por perredistas en Zinacantán y otros lugares, los responsables de esas muertes figuran hoy día como coordinadores de la campaña de Andrés Manuel López Obrador en Chiapas".
Navarro y Gómez afirmaron que la otra campaña no intenta fomentar el abstencionismo en los próximos comicios electorales del domingo 2 de julio, menos, afirman, impulsar el voto contrario a la candidatura de López Obrador. Gómez destacó de inicio las aportaciones del EZLN a la teoría y práctica políticas, a la crítica contra el neoliberalismo, su contribución al movimiento altermundista e incluso a la sorpresa frente al contraste con las guerrillas latinoamericanas. Hizo un reconocimiento al subcomandante Marcos por sus declaraciones en las que critica la vía armada. "Es inédito en un movimiento como el zapatista, que se configuró, en sus primeros 10 años de vida, como un movimiento armado".
Recordó que desde enero pasado, el propio Marcos ha dejado en claro que la otra campaña no promueve el abstencionismo, pero reconoció que la lectura que se tiene entre los adherentes a ésta es que si forman parte del movimiento zapatista no deberían votar por López Obrador.
Al cerrar el círculo de ponentes, el escritor Carlos Montemayor inició rechazando que con la otra campaña el EZLN haya borrado sus anteriores facetas. Recordó que las juntas de buen gobierno son la respuesta silenciosa, efectiva, de los zapatistas. Desechó la idea de que la otra campaña sea la contraposición a las que realizan PRI, PAN o PRD. Dijo que los mensajes de los partidos son cada vez más semejantes, porque sus plataformas se parecen. "Gran parte de las campañas de esos partidos son como luces escenográficas para destacar diferencias ficticias en candidatos que casi son lo mismo: tienen las mismas propuestas y las mismas limitaciones", aseguró, y abundó que en las campañas de la partidocracia se toman decisiones cupulares de elites. Agregó que la actividad de la otra campaña suma, "son señales de lo que nos falta". Aceptó que es legítimo apoyar la campaña de López Obrador, así como respaldar las campañas del PRI o del PAN'. Pero aseguró que si la sociedad mexicana no empieza a hacer la campaña de los ciudadanos, estará permanentemente en una condición altamente vulnerable para todas las coyunturas electorales. Y reivindicó a la otra campaña del EZLN como una "voz de mayor esperanza que la continuidad de las cúpulas".
Fuente: La Jornada

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com