EL QUINTO INFIERNO

lunes, marzo 27, 2006

Avanza la movilización social en Nicaragua por demanda en salud


La huelga que mantienen los trabajadores de la salud en Nicaragua podría aumentar a partir de esta semana, con la participación de estudiantes, el movimiento comunal y otros sectores de la sociedad civil. La advertencia fue hecha por el líder de la Federación de Trabajadores de la Salud(FETSALUD), Gustavo Porras, tras fracasar las últimas negociaciones con el gobierno del presidente Enrique Bolaños
No vamos a ejercer más presión en el sistema de salud, vamos a garantizar la ruta crítica (emergencias) a los pacientes, pero sí presionaremos en la sociedad, contra el gobierno, advirtió Porras. El sindicalista convocó a la Unión Nacional de Estudiantes, al Movimiento Comunal y a otros sectores sociales para una reunión que se celebrará el martes próximo con el objetivo de definir si realizan una gran marcha antes o después de Semana Santa. Vamos a generar una movilización general, anunció Porras, tras advertir que los mecanismos de lucha "serán los que sean necesarios"..
El Ejecutivo, conducido por una alianza derechista, había prometido el viernes otorgar un fondo de casi nueve millones de dólares para satisfacer las demandas del sector. Sin embargo, a última hora el ministro de Hacienda, Mario Arana, dijo que solo disponían de un millón 600 mil dólares, debido a compromisos financieros internacionales. FETSALUD, que agrupa a unos 20 mil enfermeros, paramédicos y demás empleados del sector, exige un incremento salarial de 30 por ciento, además de un mayor presupuesto para garantizar la existencia de medicamentos en los hospitales.
También demandan el cierre de las áreas privadas dentro los centros asistenciales administrados por el Estado. En la huelga participan además unos tres mil galenos de la Federación Médica, aunque estos negocian por separado su demanda de 30 por ciento de mejora de sueldo.
El gobierno se escuda en los compromisos adquiridos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para negarse a atender las peticiones de ambos gremios, los cuales mantienen semiparalizados los hospitales públicos desde el 14 de noviembre pasado. Según el Ejecutivo, el FMI fijó un techo de nueve por ciento para incrementos salariales, y cualquier violación de ese tope implicaría el descarrilamiento del país de los programas crediticios del organismo financiero mundial.
Fuente: Prensa Latina

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com