EL QUINTO INFIERNO

miércoles, febrero 01, 2006

La revolución bolivariana, realidades y perspectivas


En la idea de generar información sobre su trayectoria histórica, y debate acerca de la complejidad y dificultades del que hoy por hoy el principal referente revolucionario en el mundo, la Revolución Bolivariana de Venezuela, les presentamos un extracto de un artículo aparecido en la página venezolana Aporrea :
No obstante que los antecedentes históricos de la revolución bolivariana se anclan e inician su camino en las luchas del Libertador en contra del poder colonial, no cometeríamos ningún pecado de interpretación, si colocamos otros antecedentes históricos recientes, que crearon las condiciones objetivas para el impulso revolucionario que se dio en la década de los años 90.
El Pacto de Punto Fijo, la derrota de las tesis insurreccionales de los años 60 y siguientes, el reflujo de la izquierda orgánica, y el deterioro de las condiciones de gobernabilidad de Venezuela con la derrota estratégica de la propuesta de adecos y copeyanos, que tuvo su pico de crisis en la respuesta espontánea de los sectores populares en los sucesos conocidos como el “caracazo”, como rechazo a los políticas de ajuste estructural impuestas por el FMI e implementadas por el gobierno adeco de Carlos Andrés Pérez, todos estos factores conjugados, se puede decir que fueron creando condiciones objetivas, a la espera de un rompimiento, con las maneras tradicionales de “hacer política” en Venezuela.
La renta petrolera generó apariencias y privilegios excesivos en la sociedad venezolana. Así como sirvió para darle una mísera porción a los sectores populares, servía también para esconder el enriquecimiento ilícito de pequeños sectores, para garantizar la evasión de capitales, para profundizar la corrupción y con ello la desintegración ética y moral de la sociedad venezolana. Bajo la sombra de la democracia representativa más estable de América Latina, creció la exclusión social. La deuda social se acumulaba en forma paulatina y permanente generando una nación productora de pobreza pero a la vez dueña de riquezas colosales.
Ese régimen político de democracia para la exportación y de distribución de la riqueza para unos pocos, acabó con la poca producción agrícola y pecuaria y se impusieron condiciones de tensión social, económica y cultural, donde las grandes ciudades se convirtieron en la meca dejando a la provincia venezolana en total abandono, como un reflejo más del subdesarrollo. La privatización y quiebra de empresas del estado venezolano y al mismo tiempo la exportación de la renta petrolera para enriquecer los centros financieros internacionales dejó a Venezuela una herencia de miseria y pobreza.
La desintegración del modelo de gobernabilidad democrática no comienza con los acontecimientos del 27 de febrero de 1989, ya venía expresándose en la profundización de la desigualdad social, en el distanciamiento entre la clase política y el resto del país, en las zonas rurales en estado de abandono y las grandes ciudades, en especial Caracas, rodeándose de cinturones de miseria, en la existencia de una gran riqueza de aquellos sectores ligados a la renta petrolera y una pobreza absoluta reinante en el seno de las clases populares. Todos estos factores conjugados se constituyeron en la mejor evidencia, de una gobernabilidad desarticulada sin capacidad de generar respuestas de rectificación al estado de cosas vigente en Venezuela, solamente capacitada para reprimir y para justificar de forma brutal que, un pueblo pobre estaba asentado en un territorio inmensamente rico. El 27 de febrero de 1989 es el parte aguas, es la manifestación suprema de rebeldía social, pues el pueblo sin herramientas orgánicas que lo orienten, asume conciencia de que el régimen político imperante en el país, no le garantiza de ninguna manera, soluciones y respuestas a los problemas derivados de su situación de pobreza y marginación. Quedó claro que se había fracturado la capacidad de gobernar de los sectores dominantes en el paisaje político venezolano y que quedaba abierta la puerta, a manifestaciones de otra índole y calidad. Estábamos en la antesala para la aparición de la insurgencia militar, que se estaba incubando en las guarniciones y academias militares. La ausencia de partidos políticos y movimientos sociales que lograran catalizar el descontento social existente y orientar el país por rutas de transformación y el deterioro paulatino de las condiciones sociales imperantes, encontraron eco en sectores patrióticos de las fuerzas armadas.
El período transcurrido del “Caracazo” hasta el levantamiento militar de febrero del 92, encabezado por el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías conformó un espacio de componendas entre las cúpulas políticas de los partidos dominantes, un incremento en los reclamos populares y un reacomodo en los sectores militares y en los movimientos sociales alternativos. No obstante los esfuerzos realizados por los sectores dominantes para bajar la temperatura a la situación política del país, que les permitiera maniobrar en la búsqueda de una salida política conveniente a sus intereses, las manifestaciones de identificación y solidaridad de amplios sectores del país, con los militares que encabezaron y participaron en las acciones insurreccionales de febrero y noviembre de 1992 continuaron su marcha ascendente. El triunfo de Chávez Frías en las elecciones de noviembre de 1998 marcó el fin de las precarias condiciones de gobernabilidad que estaban sosteniendo los últimos representantes de la política tradicional del país. No obstante la derrota militar de las acciones armadas del 92, por los alcances y consecuencias de la crisis en que entró todo el sistema político venezolano, se puede decir que al final de cuentas se logró una victoria de carácter estratégico, que abrió las puertas al proceso de transformación que vive el país en la actualidad.
Triunfa en las elecciones de diciembre de 1998 un movimiento político de amplia base social, en el cual se integraron amplios sectores del país, convocados y comprometidos por un liderazgo político de excepcionales condiciones, representado en la carismática personalidad de Chávez Frías. Sectores provenientes de toda la gama de manifestaciones políticas y ideológicas del país, inconformes con la situación vigente, se integran en ese aluvional y espontáneo movimiento social que triunfa en las elecciones de diciembre del 98, acarreando algunas fuerzas y sectores políticos, todos los vicios y manifestaciones de la política tradicional venezolana. El proceso político que remata con el triunfo electoral, no es la consecuencia clásica de un proceso de acumulación de esfuerzos políticos, que esté dotado de las manifestaciones orgánicas de tipo partidario, sino que se constituye por su carácter espontáneo, en una manifestación de rebeldía nacional, que se expresa por medio de las acciones electorales del candidato Chávez Frías y el conjunto de tendencias políticas y fuerzas sociales que lo respaldaron...

3 Comments:

  • At 7:33 p. m., Blogger La Compania y skarabeu.14.06.3114-22.11.15487 said…

    Quiero Felicitarlos por su blog. Aqui en Panama no es facil.Todos los medios de comunicacion pertenecen a LA DICTADURA CICLICA OLIGARQUICA y decendientes de dictadores.

     
  • At 10:56 p. m., Blogger testarev said…

    gracias hermano panameño... bueno, eso sí, debo decirte que acá en Chile las cosas no son tan distintas: hay un fuerte oligopolio informativo en medios impresos y en la television, aunque de a poco han ido surgiendo nuevos medios alternativos, y un lento y dificil despertar del movimiento social, del que nos sentimos parte, y en el que pretendemos contribuir con este blog, y con otras actividades en las qeu participamos (movimiento estudiantil, mapuche, en el foro social chileno, etc.)
    un abrazo a la distancia

     
  • At 2:03 p. m., Blogger DonMatas said…

    Los derecho humanos se violan en todas partes. Sin embargo hay partes donde se hace sistemáticamente y otras en que no. Akí dejo el informe de Human Rights Watch 2005 sobre Venezuela.
    La verdad es que además de las cuestiones clásicase en nuestro continente como el abuso policial, hay solo dos reparos respecto de la conducta de chavez: 1 en relacion ha posibles usos abusivos de la nueva legislacion respecto de periodistas y la otra en relacion a la intervensión de la corte suprema. La priemera es una simple posibilidad y la segunda es bien discutible, ya que es legítimo que un gobierno haga reformas al aparato judicial, siempre uqe este no pierda su independencia

     

Publicar un comentario

<< Home


Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com