EL QUINTO INFIERNO

jueves, enero 12, 2006

Es lícito rebelarse ante la injusticia

Muchas leyes no nos obligan en conciencia porque son injustas aunque legales, pero no podemos ser cómplices con nuestro silencio. Cuando digo que no nos obliga la ley lo hago con el espíritu de tantas personas que “han caído en la cuenta” de que toda realidad es relativa, que no vale la pena apegarse ni al desapego, que es absurdo además de injusto el que unos tengan tanto y otros no alcancen lo necesario. Es una aberración que va contra los derechos fundamentales de los seres humanos y de toda la naturaleza... por lo tanto, no pueden obligar en conciencia las leyes que perpetúan esta situación.

El derecho de resistencia se convierte en deber cuando afecta a la justicia y a la libertad.

Los datos sobre el desarrollo que cada año nos ofrecen agencias de la ONU, como el PNUD, constituyen un escándalo. ¿Cómo puede ser posible que el 18% de la humanidad acapare el 80% del consumo de la tierra? ¿Cómo puede ser posible que haya casi dos mil millones de seres en la miseria, sin acceso al agua potable, a la instrucción básica, a la sanidad más elemental, a una maternidad responsable, a un medio ambiente degradado por el despilfarro de una industria letal, por la codicia de unos pocos?

Leer artículo completo

Escrito por José Carlos García Fajardo, profesor de Pensamiento Político (UCM) y Director del CCS

1 Comments:

  • At 6:57 a. m., Anonymous Gatopardo said…

    Has planteado el eterno dilema y has escogido un texto esclarecedor.
    Gracias

     

Publicar un comentario

<< Home


Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com