EL QUINTO INFIERNO

jueves, enero 19, 2006

Diálogo ficticio entre dos realidades: Chile y Cuba


Como extremos en la política actual de nuestro continente, los modelos cubano y chileno son mencionados muchas veces como ejemplos de los dos caminos a seguir que hoy tienen disponibles las naciones latinoamericanas. Mientras Chile fue sometido a una cruenta y transformadora dictadura militar tras el golpe de estado (desde el 11 de septiembre de 1973, hasta 1990) qué acabó con el proyecto de un nuevo socialismo "a la chilena" de la Unidad Popular, con Salvador Allende en la presidencia entre 1970 y 1973, la Revolución Cubana resistió a los embates del imperio y el capital, sufrió de un grave aislamiento tras la burocratización y caída de la URSS, pero perdura hasta hoy como proyecto de contrucción de una alternativa al capitalismo. Al respecto, por parte de las versiones oficiales, suelen propagarse muchas caricaturas sobre las "bondades" del modelo chileno, y el carácter "diabólico" de Fidel Castro y su gobierno.
Mientras Cuba se erige con Venezuela y ahora último, Bolivia, como los países con gobiernos más claramente latinoamericaistas, antiimperialistas, y a la búsqueda de modelos de desarrollo armónico con la humanidad y el medio ambiente, la dictadura en Chile definió un camino que ha perfeccionado y profundizado los gobiernos de la Concertación desde 1990 en adelante: apertura a los capitales de los imperios económicos de EE.UU., Europa y el Sudeste Asiático y Japón, privatización y desprotección social, y destrucción del medio ambiente en aras de un modelo de crecimiento económico que beneficia a unos pocos, en uno de los países con mayor desigualdad del planeta.
Por eso, con la reproducción del siguiente diálogo "ficticio" entre un cubano y un chileno, queremos ilustrar algunas de las diferencias entre dos recorridos históricos y realidades actuales, que en algún momento, allá por los setenta, intentaban delinear un nuevo camino para nuestra Patria Grande Americana...

Chileno: ¿Por qué pretender la revolución. Tengo casa, auto, televisión por cable, tarjetas de crédito y lo que me haga falta lo compro donde quiero. No has visto como se mueren de hambre en esa isla, se quieren puro escapar en esas balsas, imagínate lo desesperados que están. ¿De qué les sirve que se vanaglorien de su salud y educación. ¿Ah?
Cubano: ...Como sabes, en mi país la salud es gratis. Inclusive durante los momentos más duros del periodo especial, cuando no había que comer, cuando si tenias frijoles y un poco de leche debías sentirte afortunado, cuando nos cortaban la electricidad hasta doce horas diarias. Aun en condiciones como aquellas, la revolución no transó la salud o la educación del pueblo. Si necesitabas una simple consulta o un transplante, se te atendía sin vacilación.
Chileno: Pobres, estar ahí es como volver al pasado, se quedaron estancados, detenidos en el tiempo, que tanto importan la política y su revolución, mientras uno esté bien lo demás da igual, total pa’ ayudar hay instituciones. Viste, yo acá doy siempre mi vuelto en el supermercado y más encima doy plata para la Teletón. Viste, capitalismo y solidaridad pueden ir de la mano.
Cubano: Al esposo de una vecina, Abel se llama, le encontraran un problema en el corazón, por supuesto lo atendieron y operaron. Bueno, como sabrás, en cualquier hospital del mundo la comida no suele ser de lo mejor, a esto agrégale el estar en periodo especial, con muchísimas restricciones, o sea ya te podrás imaginar. Cuando le preguntaron a la vecina si estaba bien su marido y si necesitaba algo, sólo pidió algunas verduras para hacerle una sopita. Una de las vecinas del barrio tomó una bolsa y pasó casa por casa pidiendo algo de comida para el enfermo, al rato vuelve trayendo las bolsas rebosantes de yucas, plátanos, boniato y muchas otras verduras, las que en un momento tan complicado como ese eran un bien más que preciado. Finalmente, pudieron cocinar y llevarle una gran comida a Abel. Me parece que eso es solidaridad.
Todos los años llegan huracanes a Cuba, a veces más fuerte, otras no tanto, pero indefectiblemente tarde o temprano nos azotará alguno. Por eso nos sorprendió tanto ver cuando pasó lo del huracán Katrina en Nueva Orleans. Acá cuando viene, se moviliza toda la gente para evacuar los lugares que serán afectados, unos ayudando a otros a evacuar y a llevar sus bienes más preciados. Esperamos en un lugar seguro y luego volvemos nuevamente a nuestras casas. Siempre hay imprevistos, pero es muy difícil que se produzcan muertas masivas. Con todas las limitaciones de tecnología y de recursos que tenemos, apreciamos la vida, por eso nos llamó tanto la atención lo de Estados Unidos. Imagínate, un país tan grande y poderoso como ese, no evacuó a su gente, demoró casi una semana en mandar ayuda a ese lugar y, por sobre todo, cuando la envió, mandó a defender los negocios y la propiedad privada. ¡Es increíble!
Chileno: Acá las instituciones funcionan, eso es lo básico. Hay desigualdad y eso, pero el país está estable y creciendo. Los empresarios están felices y tranquilos, así que el país está feliz y tranquilo, claro es una ecuación básica. Cuándo habían tenido tantas ganancias los empresarios, nunca po’, así eventualmente chorreará algo. Hay que cuidar la estabilidad, la gobernabilidad que tenemos. Además es casi irrisorio echarles en cara nuestras libertades, porque desde el fin del gobierno militar, los chilenos gozamos de más libertad que nunca, muchísima más que la que ustedes puedan siquiera imaginar.
Cubano: La verdad, no sé de que libertad me hablas, si a libertad te refieres con poder elegir dentro de tus posibilidades económicas, bueno me parece que aciertas, aunque me parece que el poder adquisitivo o el mercado no debiesen prevalecer nunca por sobre la razón o las necesidades del ser humano. Creo que te hace falta reflexionar realmente qué tanta libertad tienes. Nosotros tenemos un sinfín de problemas: burocracia, desabastecimiento, falta de recursos, de transporte, entre muchos otros, pero te aseguro que caminas por la calle y sientes la vida en el ambiente; risas, penas, amores, dolor, de todo, pero está, está llena de color, de sabor, de música, la isla está llena de vida.
¿Y acá en Chile, hay vida? ¿Somos felices los chilenos? La verdad es que se hace difícil pensar en la consecución de nuestros sueños. En un país cada vez más mercantilizado, donde nos han convertido en parte de un engranaje de producción y acumulación, los sueños, los valores e ideas distintas no son rentables, no son partes de la cotidianidad. Se debe producir, generar dinero, invertir, ser un aporte para el país y la sociedad, claro en desmedro por cierto de cualquier tipo de humanidad, reduciendo nuestra libertad a la capacidad de decidir que auto me quiero comprar o a la marca del nuevo microondas; y nuestra participación a asistir a un rito eleccionario fútil y que no hace más que ratificar en el poder a elites que se disputan migajas de participación.
No se trata de idealizar la revolución de manera fundamentalista, por el contrario, como en todo, se puede aprobar o disentir en distintas políticas o decisiones que ha tomado la revolución. Sin embargo, su sola existencia nos recuerda la posibilidad de soñar, de creer que se puede ser distinto, que la historia no ha acabado, que la vida se puede soñar en color y en el color que queramos.
Extraído de"Diálogo chileno - cubano a 47 años de la Revolución": por Tokichen Tricot, en página latinamericanista Giraluna

4 Comments:

  • At 11:29 p. m., Anonymous Anónimo said…

    Concuerdo con muchos de los puntos del documento, pero me parece importante destacar los puntos positivos de nuestro pais. El mismo hecho de tener todas aquellas paginas hermanas nos habla del surgimiento de una comunidad ciudadana que trasciende incluso a estos mismos grupos. El modelo es asqueroso,cierto, pero Cuba tampoco es el Eden, y aunque la comparacion es valida, no me parece que la solucion sea una cosa por otra.

     
  • At 1:36 a. m., Anonymous Anónimo said…

    no es k sea capitalista, pero encuentro muy patuo decir k Cuba respeta la vida ante todo. Si con el pretexto de la "revolucion" Fidel tb se ha pasao por la raja los DDHH.
    La revolución en si es valiosa, pero Cuba no es la copia feliz del Eden...Chile menos.

     
  • At 6:37 p. m., Blogger DonMatas said…

    pa mi ni chile, con su democracia neliberal antipopular auroitaria, represiva y nacionalistoide, ni cuba con su dictadura burocrática centralista y autoritaria...
    ¡autonomía o barbarie!

     
  • At 6:43 p. m., Blogger DonMatas said…

    de muestra un botón:
    mientras en cuba existen tipos penales "predelictivos", o sea te pueden encanar porque puede ser que tienes cara de delincuente, en chile existen leyes como la antiterrorista qeu se aplican a los lonkos mapuche por defender sus derechos ansesntrales...en fin, en ambos países hay presos políticos, y no lo digo yo, lo dicen los últimos informes de Human Right Watch. En todo caso si tuviera que elegir entre una mierda con aroma igualitario y otra con sabor a mercancía plástica no lo pienso dos veces...por suerte no tenemos que elegir, sino contruir nuesta alternativa con autonomía!

     

Publicar un comentario

<< Home


Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com