EL QUINTO INFIERNO

lunes, enero 30, 2006

Balances del Foro Social Mundial en Caracas

La Asamblea de los Movimientos realizó un balance de la lucha popular en el último año. A diferencia de sus conclusiones anteriores, ahora su balance fue sustancialmente optimista. Según los participantes, las movilizaciones sociales "contra el neoliberalismo y el imperialismo en las Américas y en otras partes del mundo han generado una crisis de legitimidad de sistema neoliberal y de sus instituciones. Sus expresiones más recientes son la derrota del ALCA en Mar del Plata y la del Tratado para una Constitución Europea en Francia y Holanda. En América Latina hemos asistido a una explosión de las movilizaciones contra el libre comercio, la militarización, los procesos de privatización y en defensa de los recursos naturales y la soberanía alimentaria; movilizaciones que, en algunos países, se han traducido en el ascenso al gobierno de alternativas políticas surgidas al calor de las luchas populares".
Lejos de confiarse, la Asamblea llamó a no bajar la guardia. Recomendó que, ante el acceso al gobierno de alternativas políticas vinculadas a procesos de lucha popular, "los movimientos sociales debemos mantener nuestra autonomía política y programática, impulsar la movilización social para avanzar en la consecución de nuestros objetivos y presionar contra cualquier adaptación de estos gobiernos al modelo neoliberal" (Ver Declaración de la Asamblea de Movimientos Sociales)
Walden Bello, director de Focus on the Global South, considera que el Foro de Caracas tuvo diferencias importantes respecto de los foros anteriores. La primera consistió en que la que gente que vino vivió un Foro atravesado por un proceso de cambio social actual, fluido y radical, con todas sus alzas y sus bajas y sus contradicciones. La segunda es que el foro se efectuó en un país que tiene un conflicto muy áspero con Estados Unidos y los participantes en la reunión se involucraron activamente en ellos. Los delegados vivieron -dice- "un sentimiento muy intenso de estar dentro de la lucha de una forma muy concreta".
Francois Houtart, sacerdote jesuita integrante del Comité Internacional del Foro, opina que éste, a pesar de todos los problemas de organización que tuvo, manifestó una politización, con un sello muy latinoamericano, entendida no como identificación con un proyecto político en particular. "Avanzó -dijo- en la conciencia de que el ámbito político formal es importante y que no se puede pensar solamente en dar grandes ideas o acciones desde abajo -cosas absolutamente necesarias. Esto no significa la aceptación de lo político como está organizado hoy. Tampoco que el Foro deba perder su autonomía en su relación con los gobiernos progresistas. Por el contrario, hay que ser críticos con esos gobiernos, hay que brindarles apoyo crítico".
El horizonte...¿Hacia dónde se dirige el FSM? ¿Cuál es su horizonte? Hautart es claro: el Foro no debe transformarse en una V Internacional. Y no puede hacerlo porque, si camina por esa ruta, explota. Debe quedarse como un punto de encuentro, de intercambio. En su interior hay gran diversidad geográfica, sectorial e ideológica. Conviven, simultáneamente, los que piensan que el sistema capitalista se puede humanizar y los que piensan que puede remplazarse total y radicalmente. Coexisten tendencias de tipo organizativo y de tipo anarquista. Los foros tienen que respetar el espacio para todos. Es importante que todos permanezcan en su interior. Ante la fuerza del adversario sería un desastre que el Foro terminara dividiéndose.
Entrando de lleno a la polémica desatada por la intervención del mandatario venezolano, el sacerdote dominico dice: "entiendo la preocupación de Chávez, que es un hombre político y que actúa como tal. Corresponde a una preocupación fundamental que existe dentro del Foro: ¿Cómo pasar de la elaboración de la conciencia colectiva que fue el trabajo fundamental de los foros, creando una nueva cultura, una esperanza y que debe profundizarse y extenderse, a la formación de actores colectivos?
Ciertamente, ya existen actores, pero se necesitan crear actores colectivos que terminen con el neoliberalismo y creen alternativas". Y se pregunta: "si el Foro no puede hacerlo ¿cuáles son las instancias que pueden hacerlo realidad? Entiendo bien cómo Chávez se expresa: ha mandado un desafío".
Según Hautart, "los que dicen que el Foro no han conseguido nada, no conocen los Foros por dentro. La existencia de los Foros es un hecho político en sí mismo. Ningún poder político puede no tener eso en cuenta. El peso de la creación de una conciencia crítica es un hecho político muy importante, que ilegítima al capitalismo. Dentro de los Foros hay un montón de redes que se organizan y se fortalecen. Es un trabajo que no se puede despreciar. Existe, sí, el peligro de que se convierta en un Woodstock social. Hay que trabajar para que la imagen externa que se presenta no sea ésta".
Recomendamos el siguente artículo aparecido en el diario La Jornada: Sexta edición del Foro Social Mundial, de Octavio Rodríguez Araujo
Y Un foro polisémico, de Gabriel Papa del semanario urugayo Brecha
También la serie de artículos aparecidos en el diario cubano Granma

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com