EL QUINTO INFIERNO

lunes, enero 09, 2006

A 4 años del argentinazo del 19 y 20 de diciembre

Se fue la gente, volvió el Pueblo... Durante la noche del 19 de diciembre de 2001, aquellos que tuvimos la suerte de marchar junto al pueblo retomando el camino de la historia popular de los argentinos, no pudimos menos que recordar otras marchas y otras peleas en esas mismas calles treinta años antes. Confirmando a Gramsci en el sentido de ‘los pueblos marchan con toda su historia encima y suelen retomarla allí donde la dejaron’, el pueblo argentino recuperaba la calle, expulsaba mediante su movilización contundente a un gobierno colonial y mentiroso.
El Pueblo en la calle, volteaba al inepto (y harto corrupto) habitante de la Casa Rosada recuperando la categoría histórica de la movilización popular como eje central de la construcción nacional de los argentinos. La rebelión del 19 y 20 continuó la tradición de luchas americanas, en cuanto a que desde la conquista española y su brutal genocidio original, cada generación de americanos se ha sublevado contra el poder opresor colonial–español, portugués, holandés, francés o británico, estadounidense- y sus representantes vernáculos. En diciembre del 2001 otra generación tomó la posta de la historia, sumándose con sus rasgos característicos y con las formas de lucha de que dispone, así como con sus códigos y contenido específico. Una nueva juventud fogueada en la lucha contra la policía del gatillo fácil, la corrupción y el asesinato de jóvenes y de pobres, en las villas, en los barrios carenciados, en los estadios de fútbol y los recitales, puso a raya a las fuerzas represivas.
Ha sido el objetivo principal del elenco gobernante, la tarea de desmontar y cooptar la enorme movilización popular emergente del estallido de diciembre. Este éxito gubernamental se debe principalmente a la mendacidad, el oportunismo y la estupidez existentes en algunos sectores del campo popular. Sólo la inexistencia de fuerzas de recambio político no aparecidas hasta entonces, ni hasta hoy, así como la supervivencia de una izquierda ahistórica, permitieron que el 19 y 20 no eclosionara en un nuevo proyecto político nacional, superador de la crisis.
El otro gran elemento surgido de la rebelión lo conformaron las asambleas populares, las instancias de trueque, y un auge general de organizaciones y moviemintos sociales, que afloraron naturalmente en los 18 meses que siguieron a la crisis de diciembre y aun continuan su marcha. Para desgracia de nuestro pueblo, que había hecho lo esencial, es decir, salir a la calle, enfrentar a la represión, voltear al gobierno infame, organizarse y reunirse, la otra parte, la conducción política necesaria para crear un nuevo proceso político, no existía, ni existe aún. Es un conjuto vacío y disperso. Fue allí donde se mostró el carácter verdaderamente infantil de la ‘izquierda’ existente en nuestro país. Su papel en la crisis consistió en ‘aparetaear’ y destruir los elementos de poder popular que habían brotado entre los argentinos tras el 19 y 20.

Urge construir articulación, y una alternativa nacional popular que exprese la emergencia de los múltiples y diversos actores y movimientos sociales desde entonces...


Más opiniones en torno a este tema en artículo de Rebelión. También la narración sobre la historia de 5 asesinados esos días en La Vaca. También en la pagina La Haine, artículo El Argentinazo: Una primera aproximación a la rebelión popular

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com