EL QUINTO INFIERNO

martes, diciembre 20, 2005

Una mirada al interior de la revolución del siglo xxi

Concentración del 10 de Julio de 2004
El norteamericano Michael Albert, de Z Magazine, visitó Venezuela, y del artículo que escribió cito algunos extractos, aunque les recomiendo leerlo entero.

Pregunté a los funcionarios con los que nos entrevistamos, “¿Qué quiere decir eso de que la gente debería tomar el poder? Después de señalar que durante miles de años de “imperios impidiendo que la gente participara en la política”, que habían culminado “en el Imperio Norteamericano”, el funcionario afirmó que “EE.UU. había tenido 200 años de gobierno representativo, pero en su sistema la gente cede el control a otros”. Por el contrario en Venezuela, “proponemos humildemente un sistema donde la gente tenga el poder en una democracia participativa y sea protagonista. Queremos una nueva clase de democracia para conseguir un nuevo tipo de sociedad”.
En la pared había un diagrama con sus objetivos, en el que se veían muchos círculos pequeños, otros más grandes a diferente nivel, etc. La idea- continuó-, “era crear muchas asambleas o consejos de ciudadanos locales de base, donde la gente directamente pudiera expresarse.” Esos consejos locales serían los cimientos principales de “un nuevo sistema de democracia participativa”.
El nivel inferior del proyecto se centra en comunidades con “hábitos y costumbres comunes”, dijeron los funcionarios. “Los concebimos formados por entre 200 y 400 familias, o entre 1.000 y 2.000 personas cada uno. Por supuesto, uno podría imaginar también la existencia de unidades más pequeñas dentro de cada consejo local pero era algo que no estaba previsto como inmediato ni en su agenda ni en sus diagramas. En su momento, las unidades locales envían “un portavoz electo” a otras asambleas de nivel superior. Los consejos en este segundo estrato “abarcarían una región geográfica más amplia” y allí, a su vez, se elegiría otro portavoz para un nivel superior”, etc. “creando así una red que cubriría “parroquias, municipios, Estados y toda la sociedad en su conjunto”.
Aquellos funcionarios me dijeron que el “socialismo que intentamos construir incorpora la experiencia de los intentos de Rusia, Cuba, etc. pero no quiere empresas dirigidas por el Estado o una dictadura. Tenemos que crear nuestro propio modelo para reducir la semana laboral, para defender la naturaleza, para establecer la justicia social tanto en el plano colectivo como en el individual. Si el capitalismo continúa, acabará con el planeta. Tenemos que encontrar la forma de que todo el mundo tenga un mejor nivel de vida pero también debemos preservar el planeta. Tenemos que conseguir individuos decentes que piensen en la comunidad. Eso es lo que estamos buscando”.

Términa de leer este artículo en ZNet
Encuéntralo también donde nuestros amigos de El Otro Tambor

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com