EL QUINTO INFIERNO

jueves, diciembre 15, 2005

Naomi Klein sentencia: Los Estados Unidos han utilizado la tortura durante decenios

Era la “Misión Cumplida” del segundo mandato de George Bush y un anuncio de esa magnitud exigía situarlo en un lugar dramático idóneo. Sin embargo, cabe preguntar cuál era el verdadero trasfondo de la infame declaración de “No torturamos”. Con la audacia que los caracteriza, el equipo de Bush se situó en el centro de Ciudad Panamá.
Era verdaderamente audaz. A una hora y media por carretera de donde se encontraba Bush, el ejército estadounidense dirigió la notoria Escuela de Las Américas de 1946 a 1984, siniestra institución educacional que si hubiera tenido un lema bien podría haber sido “Sí torturamos”. Es aquí en Panamá y, posteriormente en los nuevos predios de la escuela, en Fort Benning, donde se encuentran las raíces de los actuales escándalos de torturas.
Según los manuales de entrenamiento desclasificados, a los estudiantes de la Escuela de Las Américas, oficiales militares y de la policía de todo el hemisferio- se les enseñaron muchas de las mismísimas técnicas de “interrogación coercitiva” que luego se aplicaron en Guantánamo y Abu Ghraib: captura en horas tempranas de la mañana para causar mayor shock, encapucharlos y vendarles los ojos inmediatamente, obligarlos a desnudarse, privación sensorial, sobrecarga sensorial, “manipulación” del sueño y de la alimentación, humillación, temperaturas extremas, aislamiento, posiciones de estrés y otras prácticas peores. En 1996, la Intelligence Oversight Board del Presidente Clinton admitió que los materiales de entrenamiento producidos por los Estados Unidos condonaban la “ejecución de guerrilleros, la extorsión, el abuso físico, la coerción y la detención arbitraria”.
Algunos de los graduados de la escuela de Panamá cometieron los crímenes más horrendos del continente de la segunda mitad del siglo pasado: los asesinatos del Arzobispo Oscar Romero y seis sacerdotes jesuitas en El Salvador; el secuestro sistemático de los niños de los prisioneros “desaparecidos” en Argentina; la masacre contra 900 civiles en El Mazote, en El Salvador; y golpes militares cuya lista es demasiado extensa para mencionarlos aquí.
Sin embargo, en la cobertura del anuncio de Bush, ninguno de los servicios de noticias mencionó la sórdida historia del lugar. ¿Cómo podrían? Necesitarían algo que está totalmente ausente del debate: admitir que la aceptación de la tortura por los funcionarios estadounidenses ha formado parte integral de la política exterior de los Estados Unidos desde la guerra de Viet Nam.
Esto sigue... encuéntralo en Rebelión
y ayúdanos a pensar como detener al avasallador Imperio de los fundamentalistas católicos

2 Comments:

  • At 3:00 a. m., Anonymous Anónimo said…

    disculpa la nimiedad pero

    avallazador??? que es esa locura?

    avasallador?

    el copy paste nomas sale gueno eh...

    una bromita. corrijanlo amigos.

     
  • At 2:38 p. m., Blogger fcoarellano said…

    puta... bueno... al menos así sabemos que nos leen...

     

Publicar un comentario

<< Home


Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com