EL QUINTO INFIERNO

martes, noviembre 15, 2005

El antídoto de Amsterdam

Mostrando que existen otros caminos en el tema de la prevención de drogas fuera de la tolerancia cero, Holanda se ha convertido en un ejemplo en políticas de reducción de daños y formas de prevenir el consumo sin necesidad de recurrir al encarcelamiento y estigmatización de los consumidores.
En Holanda resolvieron separar el mercado de la cannabis (marihuana) del de las drogas duras "y el consumo de cannabis no aumentó en comparación con otros países", evalúa Marcel de Kort, coordinador de la nueva política de drogas en el ministerio de Salud holandés.
En tanto, "reducir el daño" de las drogas ilegales más peligrosas incluye estrategias como la de ofrecer a cualquier usuario de cocaína o éxtasis la posibilidad de analizar en laboratorios oficiales la droga que le han vendido. Esto permite a las autoridades monitorear el mercado y tomar medidas preventivas si aparecen sustancias especialmente tóxicas.
En cuanto a la cannabis, la experiencia holandesa muestra que una cuidadosa arquitectura política y jurídica puede hacer posible que su adquisición y uso en pequeñas cantidades quede a salvo de toda persecución, sin vulnerar los tratados internacionales que la ilegalizan.

artículo completo en El Periodista

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com