EL QUINTO INFIERNO

jueves, noviembre 24, 2005

Alerta roja en la Costa

Después del desastre del río Cruces, la empresa Celulosa Arauco y Constitución fue obligada a sacar un ducto al mar para botar sus residuos líquidos. Pero las comunidades de tres regiones le declararon la guerra y dicen que usarán la fuerza para impedirlo. “No somos imbéciles. Sabemos lo que es una planta de celulosa y los desastres que causa. Nadie nos hará cambiar de posición, y estamos dispuestos a todo, incluso a usar la fuerza si es necesario. El desastre del río Cruces lo dice todo. Celco no es creíble", señala Eliab Viguera, del Comité de Defensa del Mar
En Valdivia, Gino Bavestrello, presidente de la Asociación Gremial de Armadores Cerqueros de Valdivia (Acerval), pescadores artesanales con embarcaciones de mayor envergadura, no es menos categórico: “Nosotros somos seres responsables y respetamos la ley, pero no tendremos temor a utilizar la fuerza para proteger nuestra fuente de trabajo y a nuestras familias. Por nuestra lucha, estamos dispuestos a ir a la cárcel. Con Celco no tenemos nada que hablar”. El integrante del comité opositor recuerda “el otro desastre que Celco causó en el golfo de Arauco, con su otra planta de celulosa. Hoy, el 80% de lo que se pescaba en esa zona no existe. Todo murió por la contaminación que la planta lanza al mar. Además, ahora tenemos el ejemplo del río Cruces”. Esta planta está ubicada en la localidad Los Horcones, 20 kilómetros al sur de Lota.
Artículo completo en Azkintuwe

Free Web Counter
Free Hit Counter
eXTReMe Tracker
ecoestadistica.com